Cultura

Beatriz Navas se sube en marcha al tren del ICAA | Cultura


La toma de posesión de Beatriz Navas, la nueva directora del Instituto de la Cinematografía y de las Artes audiovisuales (ICAA), el organismo que regula el cine en el Ministerio de Cultura, ha congregado a buena parte de la industria cinematográfica española. Como explican antecesores en el cargo de Navas, el ICAA ni siquiera es una secretaría de estado, sino tan solo una dirección general, y tampoco mueve mucho dinero en comparación con otras instituciones culturales. Pero a cambio tiene un eco social y mediático brutal. Y eso se ha visto esta mañana en la abarrotada sala de la quinta planta del Ministerio de Cultura, la misma donde tomó posesión de su cargo José Guirao, presente y presentador del acto, y que ha asegurado que la nueva responsable del ICAA entra en un momento de “debate profundo, con un concepto del cine más amplio”.

Guirao espera que “confluyan la parte industrial y cultural” del cine. “Queremos que se consolide una industria que ha pasado una crisis grave”, ha explicado, y por eso, para no perder el ritmo, ha anunciado que mañana se publicará la Orden que ajusta en pequeños detalles el sistema de puntuación de ayudas, y que permitirá convocar esas ayudas, que ahora mismo van con retraso tras el cambio de Gobierno.

En eso mismo ha incidido Beatriz Navas en un encuentro con la prensa posterior al acto. “Mis tres prioridades son la Orden, que saldrá publicada mañana, y con ella podremos convocar las ayudas; el nombramiento de un nuevo director o directora de la Filmoteca [cargo que actualmente está vacante], y queremos ahondar en la restauración y catalogación del material fílmico, y finalmente aumentar el Fondo de Protección [del que salen las ayudas]: aunque muchos aseguran que dependen de Hacienda en realidad dependen de este mismo ministerio”, ha asegurado. Y puede que rasque ahí 10 millones más.

Navas, procedente de La Casa Encendida y experta en cine experimental, ha agradecido al anterior director del ICAA, Óscar Graefenhain –presente en el acto previo- su trabajo, ya que la nueva Orden, donde, entre otros cambios aumentan los puntos que reciben las producciones en su valoración para las ayudas si tienen mujeres en cargos de responsabilidad, en las ayudas a la distribución se incluirá como gasto subvencionable las medidas antipiratería y aumenta a un 10% el porcentaje que recibirá el cine experimental de las ayudas selectivas, es obra de él. “Corresponde al último borrador que Graefenhain consensuó con el sector”, ha dicho Navas, antes de valorar la Ley de Cine en vigor. “Me parece que responde a un reparto coherente con el cine español en todas sus facetas”. Con la Orden podrán convocarse las ayudas selectivas, destinadas al cine de autor, y vistas las fechas actuales, que se fusionen en una única las dos convocatorias que existían para 2018 de las ayudas a la producción.

Navas ha estado comedida en el resto de sus respuestas, amparándose en que lleva pocos días en su puesto, en concreto desde que el Consejo de Ministros aprobara el pasado viernes su nombramiento. “Creo en la heterogeneidad del cine, por más que yo venga del experimental, y asumo con responsabilidad este encargo. Supongo que el ministro me ha elegido con la idea de que aporte desde mi conocimiento de años en el sector”, explicó. Y poco más. Tocaba mañana de piano, piano y de saludar a quienes habían asistido a la toma de posesión como productores como José Antonio Félez, Agustín Almodóvar, María Luisa Gutiérrez, Carolina Bang, Puy Oria, Enrique López Lavigne, Gerardo Herrero, Carlo D’Ursi o Miguel Morales; Juan Ramón Gómez Fabra, el presidente de los exhibidores; Estela Artacho, presidenta de los grandes distribuidores; el vicepresidente de la Academia de Cine Rafael Portela y el director de esa institución, Joan Álvarez; directores de cine como Luis López Carrasco y Eugenio Mira; actrices como Bárbara Lennie; y directivos de EGEDA como Rafael Sánchez.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment