Barron Hilton falleció el pasado viernes en su casa de Los Ángeles a los 91 años de edad por causas naturales, según anunció la fundación Conrad N. Hilton que lleva el nombre del creador de este imperio hotelero que es sinónimo de lujo en todo el mundo. Un negocio en el que su hijo rechazó entrar cuando su progenitor le ofreció trabajar en la empresa como ascensorista y aparcacoches por 160 dólares a la semana.

Barron Hilton prefirió labrarse su propio futuro y al estallar la II Guerra Mundial se enroló en la Marina donde trabajó como fotógrafo, una de las aficiones que le han acompañado durante su vida junto a los aviones y el fútbol americano. Fundó Carte Blanche Credit Card y Air Finance Corporation, pero finalmente decidió entrar en la empresa familiar, donde fue escalando puestos hasta que llegó a la presidencia en 1966. Durante su mandato la compañía se convirtió en la quinta cadena de hoteles más grande de los Estados Unidos y fue pionera en la práctica de vender la propiedad de sus inmuebles mientras continuaba administrándo los hoteles instalados en ellos. También fue un innovador por conseguir que Hilton Hotels fuera la primera empresa que cotizaba en la Bolsa de Nueva York que ingresó en la industria de los juegos de casino.

Su pasión por la aviación le llevó a convertirse en propietario de una flota de aviones, helicópteros, planeadores y aviones ultraligeros. Y la que tuvo por el fútbol americano le condujo a fundar Los Angeles Chargers, un equipo que tras su fallecimiento ha publicado un comunicado que destaca su papel en la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL). “La NFL moderna no sería lo que es hoy sin la visión de Barron Hilton”, ha afirmado Dean Spanos, quien actualmente controla el equipo que él creó.

También causó revuelo y estupor que en 2007 anunciara oficialmente que se unía al club de los multimillonarios que no dejarían su fortuna a sus herederos, como lo han hecho Warren Buffet o Bill Gates. “Mi fortuna personal actualmente asciende a 2.300 millones de dólares (más de 2.000 millones de euros al cambio actual) y sea cuál sea su valor en el momento de mi muerte, mi intención es donar el 97% a la Fundación Conrad N. Hilton”, anunció entonces el empresario a través de un correo electrónico enviado a la revista Fortune.

Ese momento ha llegado ahora y llama la atención recordar que con su decisión ha seguido los pasos de su padre, Conrad Hilton, quien al morir en 1979 donó la práctica totalidad de la riqueza que había acumulado a la Iglesia católica y a su propia fundación. Una decisión que su hijo consiguió revocar tras acuidr a los tribunales para impugnar el testamento. La Justicia le dio la razón en 1989, momento en el que obtuvo parte de la fortuna de la familia tras argumentar que su trabajo al frente del imperio Hilton había ayudado a enriquecerlo.

El empresario hotelero ha mantenido a lo largo de su vida relación directa con algunos personajes famosos. Una de ellas es su propia nieta, Paris Hilton, habitual de las fiestas de la alta sociedad de todo el mundo. Su padre contrajo matrimonio con la actriz Zsa Zsa Gabor en 1942 y su hermano Conrad Nicholson Nicky estuvo casado durante un año con Elizabeth Taylor.

La relación con su nieta Paris vivió momentos convulsos debido al tipo de vida que ella llevó durante su juventd. “Le ha dado vergüenza ver cómo Paris ensucia el apellido de la familia», dijo Jerry Oppenheimer, biógrafo de los Hilton en 2007 cuando publicó su libro House of Hilton. A ella, no pareció preocuparle demasiado la opinión de su abuelo y su intención de desheredarla del todo porque ya había ganado millones de dólares con la publicación de un libro, colaborando en varias películas, posando como modelo o participando en realities de televisión, actividades a las que se unieron más tarde varios perfumes y, en 2018, el lanzamiento de su propia línea de belleza.
La relación ha debido mejorar con los años y, después de conocerse la muerte de su abuelo, Paris Hilton le ha rendido homenaje en su cuenta de Instagram, donde tiene más de 11 millones de seguidores: “Me entristece profundamente su pérdida. Era una leyenda, un visionario, un hombre brillante (…) Estoy muy agradecida de haber tenido un mentor tan increíble”, ha escrito en esta red.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: