La Guardia Urbana de Barcelona ha cursado 194 denuncias a raíz de las inspecciones que ha realizado a 132 locales de ocio durante este mes de diciembre con el fin de verificar que cumplen con toda la normativa de seguridad. En lo que va de año, la policía ha tramitado 4.500 denuncias, a partir de 2.500 inspecciones. La mayoría de las denuncias se tramitan porque los locales no disponen de los rótulos informativos preceptivos, pero los expedientes pueden acabar sin sanción si el propietario del local corrige las deficiencias detectadas, según admitió ayer el portavoz de la Guardia Urbana, Jordi Oliveras.

En declaraciones a los periodistas en un local de ocio nocturno de la calle Almogàvers de Barcelona, Oliveras aseguró que la policía municipal intensifica sus inspecciones durante estas fechas para garantizar que discotecas y locales de ocio nocturno respetan el límite de aforo, que cuentan con salidas de emergencia, que estas están bien señalizadas, así como que disponen de extintores, entre otras medidas de seguridad.

Oliveras resaltó que “Barcelona es una ciudad segura” y que en la mayoría de los casos los locales cumplen con la normativa y su grado de cumplimiento aumenta año tras año. Por su parte, el secretario general del gremio de discotecas de la ciudad, Ramon Mas, apuntó que los empresarios del sector ven importantes y normales este tipo de inspecciones para asegurar que los locales de ocio cumplen con la normativa.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: