Cultura

Baño de política en la FIL | Cultura


Auge de los extremismos, populismo, dudas sobre el futuro de la democracia. Profunda crisis política en Nicaragua y Venezuela, y cambio de Gobierno en México y en Brasil. La sobreabundancia de asuntos políticos en desarrollo ha convertido la 32ª edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) en un hervidero de presentaciones editoriales, ponencias y mesas redondas: sin dejar de lado la literatura, piedra angular de la mayor cita editorial en español, el auge de la conversación política marca el paso tras las elecciones presidenciales en las dos mayores potencias de América Latina, saldadas con resultados radicalmente dispares: victoria del ultraderechista Jair Bolsonaro en Brasil y del izquierdista Andrés Manuel López Obrador en México.

Todo se ha politizado y las mesas de novedades de las editoriales se adaptan a los tiempos: los títulos más sesudos, relegados hasta ahora a posiciones poco meritorias, copan este 2018 los puestos de privilegio en Guadalajara. El sello mexicano por antonomasia, el Fondo de Cultura Económica (FCE) es el mejor termómetro. “Percibimos dos tendencias: un mayor interés del público en el ensayo político y una inclinación de los autores a escribir títulos más didácticos, menos técnicos, que lleguen a todos los lectores”, confirma Raquel Mendoza, jefa de ventas del FCE en la feria. En clave nacional, el 50 aniversario del movimiento estudiantil más relevante de la historia reciente de México sobresale entre sus novedades con dos títulos: El 68 y sus rutas de interpretación, de Héctor Jiménez, y el más pedagógico 1968 explicado a los jóvenes, de Gilberto Guevara. También los títulos explicativos sobre las reformas del Gobierno saliente y las muchas incógnitas que tendrá que resolver el nuevo.

Desafíos como la crisis centroamericana y la caravana migrante han pasado a ocupar, desde la jornada inaugural, la primera preocupación en el discurso de los escritores tras el intento de salto de la valla y la respuesta represiva de Donald Trump. Dos años después de su elección, sigue presente, casi como el primer día, en las conversaciones de la FIL. “En cuanto termine la feria me marcho a Tijuana”, resume, en conversación con EL PAÍS, el periodista y ensayista chileno Patricio Fernández, autor de Cuba. Un viaje a la revolución. “Quiero saber cómo está esa gente”, añade en referencia a los migrantes.

Dos de los sellos de referencia, Planeta y Penguin Random House, también confirman el cambio de patrón editorial. “El interés por la política ha crecido exponencialmente”, apunta Carlos Báez, gerente comercial del primero. Un título de su colección sobresale por encima del resto: La estafa maestra, la investigación periodística que ganó el premio Ortega y Gasset este año. En la enseña del pingüino, el ensayo político mexicano también se lleva la palma, con AMLO y la tierra prometida y la investigación sobre financiación ilegal de campañas electorales Dinero bajo la mesa a la cabeza. Pero el interés de los lectores va más allá del ámbito nacional: el cautivador retrato del caótico día a día del hombre más poderoso del mundo en el despacho oval que traza Bob Woodward en Trump. Miedo en la Casa Blanca y las memorias de Michelle Obama centran la atención. “Es la mejor prueba de que el interés de los lectores por la política, mexicana o extranjera, ha crecido exponencialmente”, agrega Édgar Garrido, responsable de Penguin en la feria.

El auge global de la no ficción, que ha restado parte de la todavía amplísima cuota de mercado que acapara la novela en las preferencias del gran público, viene de lejos. Pero la FIL de este año ha ido un paso más allá. Si en los años inmediatamente posteriores a la crisis financiera el ensayo económico, sobre todo el escrito con afán divulgativo, emergió como gran estrella, ahora la convulsión institucional ha llevado a la política al primer plano. No hay coloquio o mesa redonda sobre este tema que no registre buena entrada, y los stands de editoriales independientes como Sexto Piso también están rebosantes de novedades sobre pensamiento. Dos muestras: en Pistas falsas, el argentino Néstor García Canclini viaja a la Argentina, la España o la China de un semificticio 2030 en un intento de desentrañar, en un hipotético futuro, las claves de hoy. Y en el estimulante ¿Cómo nos metimos en este desastre?, George Monbiot, una de las firmas más reconocidas del diario británico The Guardian, interpela directamente a aquellos que se sienten en desacuerdo con la vida, a aquellos que sienten que sus vidas se están volviendo “asquerosas, embrutecidas y largas”, a aquellos que se sienten descarriados, a aquellos que observan con aburrimiento el devenir de la civilización, a aquellos que creen que nos hemos alejado demasiado de la naturaleza. Todo, a través de una recopilación de textos publicados en la última década, un periodo marcado por la sacudida de la crisis económica y por el terremoto social que ha sacudido el tablero geopolítico occidental.

Bolsonaro, Maduro, Ortega, Trump, Duterte, Putin, Erdogan, Orbán. La proliferación de políticos que apuestan abiertamente por uno de los oxímoron de nuestro tiempo —democracias iliberales—, cuando no directamente por el regreso a tiempos aún más oscuros monopoliza, también, la agenda de la FIL más política. El tejido democrático construido en el último medio siglo —hasta su popularización como fenómeno global en los años noventa— ha crujido, sigue crujiendo, asediado por la simplificación que proponen demagogos de todo signo político. El auge de los extremismos, sobre todo de derechas, que ha entrado en una nueva fase tras la elección de un ultra que recuerda con gratitud el legado de la dictadura militar como presidente de la mayor potencia de América Latina ha sido el penúltimo brote.

“Estamos en un periodo shakesperiano”, resume John Keane, autor de Vida y muerte de la democracia, que se presenta como una suerte de guía para transitar en las tinieblas del hoy y que acaba de ver la luz en español. Ampliar horizontes políticos en un momento en la que el diálogo real se ha convertido en tesoro a preservar —por escaso— es otro de los empeños de los ensayistas. “La política se ha reducido a la mera administración de la gobernanza. Se ha cerrado la imaginación política”, completa Rafael Lemus, coeditor de El futuro es hoy, un compendio de textos sobre el futuro de la democracia, la legalización de las drogas o la desmercantilización de la vida cotidiana. La politización de nuestro día a día es un hecho, y los libros no quedan fuera de esta ola.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment

injerto
injerto