Economía

Bajistas en Liberbank: La CNMV prohíbe especular a la baja con las acciones de Liberbank | Economía


La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha tomado este lunes medidas para evitar los ataques de los especuladores bajistas contra Liberbank. El supervisor ha prohibido las ventas en corto (bajistas) durante un mes. La decisión se produce después de que las acciones de Liberbank hayan encadenado una decena de descensos consecutivos en los que su valor se ha reducido casi a la mitad. El ataque bajista contra Liberbank, banco surgido de una agrupación de cajas que lideró Cajastur, se aceleró la semana pasada a raíz de la intervención del Banco Central Europeo sobre el Banco Popular, en el que los 300.000 accionistas perdieron toda su inversión.

Nada más iniciarse la sesión bursátil y ya con la prohibición sobre las operaciones en corto, los títulos de Liberbank se han disparado, con subidas de hasta el 31,7%. Minutos después, han perdido algo de terreno, pero siguen con fuertes alzas. El viernes cerraron su décima sesión a la baja, con pérdidas de más del 17%, hasta los 0,68 euros por acción, pese a que habían arrancado la semana por encima de 1,11 euros. La mañana de este lunes, viven un rebote.

“Tras valorar todas las circunstancias concurrentes, y en particular la evolución durante los últimos días de la cotización de la acción de Liberbank, S.A. (que se ha visto afectada por fuertes descensos y una alta volatilidad en un contexto en que no hay informaciones negativas difundidas por la entidad ni pendientes de difundir según la propia Liberbank, S.A.) y la muy probable relación de dicha evolución con la actuación de resolución decidida por la Junta Única de Resolución el 7 de junio de 2017 con respecto a Banco Popular Español, S.A., la CNMV ha considerado apropiado prohibir la realización de ventas en corto y operaciones similares con respecto a dicho valor”, ha señalado el supervisor en un comunicado.

En concreto, la CNMV prohíbe durante un mes, hasta el 12 de julio próximo incluido, “la realización por cualquier persona física o jurídica de ventas en corto y de operaciones que creen un instrumento financiero o estén vinculadas a un instrumento financiero, y cuyo efecto, o uno de cuyos efectos, sea conferir una ventaja financiera a dicha persona física o jurídica en caso de que disminuya el precio o valor de las acciones de Liberbank”, según el citado comunicado.

El supervisor ha restringido esta prohibición solo a las acciones de Liberbank a pesar de que otros valores también han resultado atacados por los especuladores bajistas en las últimas sesiones. En su nota, la CNMV destaca que su medida tiene relación con lo ocurrido con el Popular. En el caso de esta entidad, al ser resuelto por el Mecanismo Único de Resolución, sus acciones pasro a valer cero euros, por lo que los accionistas y otros tenedores de deuda secundaria perdieron toda su inversión. Además, recalca que, en el caso de Liberbank, “no hay informaciones negativas difundidas por la entidad ni pendientes de difundir”.

Visto bueno europeo

Se excluyen de la prohibición algunas operaciones de creación de mercado, cobertura o las referidas a índices en los que esté presente Liberbank. La Autoridad Europea de Mercados de Valores (ESMA) ha emitido hoy su opinión en relación con la medida acordada por la CNMV considerando que es apropiada y proporcionada y que su duración está justificada, según ha explicado el supervisor español.

En principio, la posición no afecta a quienes tengan ya posiciones bajistas, que podrán mantenerlas o cerrarlas. Eso sí, quienes tomen nuevas posiciones bajistas estarían cometiendo una infracción muy grave.

¿Qué son las posiciones cortas y qué hacen los bajistas?

La Bolsa de Madrid EFE

La toma de posiciones cortas es una operativa bursátil que utilizan los inversores especuladores cuando prevén que el mercado va a bajar o está sujeto a mucha volatilidad.

En líneas muy generales, los bajistas son aquellos que alquilan acciones (a cambio de unos intereses) a un inversor. El especulador considera que la acción va a caer, así que vende esas acciones en el mercado y cuando han bajado hasta determinado precio, las vuelve a comprar. ¿Qué gana? Se embolsa la diferencia entre la venta y la compra, menos el alquiler que tiene que pagar al inversor original.

Por ejemplo, pongamos que unas acciones cotizan a 100 euros. El bajista, que piensa que se van a desplomar hasta los 50 euros. Las alquila a un accionista y las vende mientras están a 100 euros. Y cuando llegan a 50 euros, las compra otra vez. Si todo ha salido como esperaba, gana 50 euros por el camino. De ahí, pagará el alquiler pactado al accionista. Y se embolsará el resto. ¿Qué gana el accionista? Seguirá siendo accionista, con las mismas acciones, pero durante un periodo de caídas, en el que por el valor de la acción perderá dinero, rentabiliza en parte los títulos gracias al alquiler que cobra. El bajista gana dinero, aunque se arriesga a que las acciones no caigan y tenga que pagarlas igual, así como a abonar su alquiler pase lo que pase.

Desde el año 2010, la CNMV exige que se le comunique toda posición corta sobre cualquier cotizada española que exceda al 0,2% del capital social y hace públicas las que superen el 0,5% del capital.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment