En la panadería empiezan a saber demasiadas cosas sobre mí. No entiendo cómo pero María, la encargada, siempre me acaba arrancando un montón de intimidades, con lo fácil que sería leer mis columnas.

Diríase casi que nuestra relación es algo así como…




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: