José María Aznar ha vuelto a protagonizar un mitin del PP en Catalunya dieciséis años después de la mano de Cayetana Álvarez de Toledo. Este regreso del líder que en los noventa modernizó al conservadurismo español y lo llevó de los bancos de la oposición a presidir el Gobierno tras desalojar a Felipe González ha despertado una gran expectación entre los simpatizantes populares. Unas 700 personas han desbordado las expectativas de los organizadores en el mitin más multitudinario del partido en Catalunya en los últimos años. Entre gritos de “presidente, presidente”, Aznar ha lanzado un compromiso que busca evitar la fuga de votos hacia Vox y recuperar parte del que se les fue a Ciudadanos. No habrá más recetas marianistas con el independentismo, el PP no será esa “derechita cobarde” con la que les descalifica Santiago Abascal.





“Nuestra respuesta a los que quieren sembrar odio y resentimiento, a los que aspiran a romper España, rompiendo antes Catalunya, será toda la necesaria, durante el tiempo necesario y con el sacrificio necesario”, ha asegurado. Sin citar abiertamente una nueva aplicación del 155, Aznar sí ha garantizado que a Pablo Casado no le temblará la mano a la hora de aplicar la ley. Al tiempo que ha hecho una enmienda a la totalidad a la política del anterior gobierno de Mariano Rajoy, con quien parece tener ganas de saldar cuentas pendientes.

“Los que duden a quien votar, que tengan una cosa clara: nuestro compromiso con la defensa de la democracia es total, no tiene marcha atrás y no tiene ni condiciones ni plazo. Nuestra voz es clara y sincera”, ha añadido.

La presencia de Aznar en Catalunya tenía una fuerte carga simbólica para el partido, de ahí el foro abarrotado y la alegría que han mostrado muchos de los simpatizantes del PP, sobre todo después del escrache violento que sufrieron el jueves en la Universitat Autónoma de Barcelona Cayetana Álvarez de Toledo, Alejandro Fernández, y la candidata a las europeas de Cs Maite Pagaza. Pero forma parte además de la misión que le ha encargado Casado a su padre político para que acuda en estos días de campaña a aquellas provincias donde Vox puede dañar más al PP el 28-A. Así, en los próximos días celebrará actos en Albacete, Burgos, Madrid. Y ya ha visitado en pre campaña Valencia, Murcia, Elche y Sevilla.





Aznar ha hecho un llamamiento a la unidad del voto liberal conservador en torno al PP y ha reivindicado que su labor, lo que le llevó a la presidencia del Gobierno, fue conseguir esa unidad. Así, ha pedido a los que piensan en apoyar a Vox que no lo hagan por los errores del pasado del PP. “Pido que reflexiones los que creen que las elecciones están para ajustar cuentas con el posado o castigar decepciones del pasado, los votos no cambian pasado; la política debe ser un ejercicio de suma” ha declarado Aznar. Para después subrayar que sigo “comprometido” en la construcción de un proyecto unitario porque “n

uestra división es us esperanza, nuestra unidad es su fracaso
.

Aznar no escatimó elogios para con Álvarez de Toledo, a quien en su día logró seducir para que dejara el periodismo y se enrolara en el PP. Como tampoco la candidata popular por Barcelona ha escatimado hoy en parabienes con el expresidente. “Siento una profunda emoción al ver de nuevo juntos al PPC y Azanar, a la Catalunya constitucionalista con Aznar”, ha señalado.

Recordando su reciente etapa de cronista, y con una gran foto del escrache sufrido ayer en la UAB, Álvarez de Toledo ha preguntado a los asistentes si les parecía la imagen de la “derechita cobarde”. “A mi me parece la imagen de un gran partido de una larga historia de entrega, sacrificio y martirio al servicio de España y la libertad. Esa historia la representáis hoy aquí vosotros, los militantes del PP en Catalunya y mi amigo, mi compañero, mi presidente, José María Aznar.





Para la candidata popular el escrache puso en evidencia el sustrato “xenófobo” del independentismo catalán. Existe una juventud catalana educada en el desprecio educada en la xenofobia, esa no tiene razón. Su existencia marca un augurio oscuro sobre el futuro. Pero al frente de ellos había jóvenes que les plantaron cara, los chicos de S’Ha Acabat!, valientes, dignos, heroicos”, ha destacado.

Para terminar, Álvarez de Toledo ha lanzado una advertencia al independentismo: “Yo he venido a provocar el totalitarismo en nombre de la democracia, esa es la principal obligación de cualquier demócrata español en nombre y defensa de la libertad. En Catalunya se puede ganar, se debe ganar y se va a ganar “, ha afirmado.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: