Muro de arena levantado en la playa del Arenal de Jávea para contener los daños del temporal marítimo.En vídeo, los efectos de la DANA en Baleares. Juan Carlos Cárdenas EFE | Vídeo:Atlas

La DANA —acrónimo de Depresión Aislada en Niveles Altos, es decir, un embolsamiento de aire en capas altas conocido como gota fría— que está azotando desde el lunes al área mediterránea entró anoche en su fase más adversa, que durará hasta el mediodía del viernes. Tras un rápido descenso de norte a sur por el este, informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la DANA se encuentra este jueves en el mar, entre el norte de Argelia y el sureste de la Península, desde donde recibe combustible para generar más tormentas y hacer que sean torrenciales y duraderas. Almería, Alicante, Valencia y Murcia se encuentran en alerta roja ante la previsión de que caigan lluvias muy intensas, de entre 60 y 90 litros o más por metro cuadrado en una hora y con acumulados de más de 200.

Hasta las siete de la mañana, según la web de la Aemet, se habían recogido ya 75,4 litros en Ontinyent (Valencia), 71,8 en Alcoy (Alicante), 68,8 en Pego (Alicante), 64,2 en Fontanars dels Alforins (Valencia), 54,7 en Ibiza aeropuerto y 33,4 en Murcia.

Un dato que da cuenta de su intensidad es que los avisos rojos activos son dobles, por lluvias pero también por tormentas, lo que es “un hito” en el actual sistema de Meteoalerta porque desde su implantación en 2007 es la primera vez que se activa un rojo, subraya Rubén del Campo, uno de los portavoces de la Aemet. “Esta tormentas estarán entre las peores de los últimos 12 años por su intensidad torrencial, por su persistencia, por la presencia de vientos muy fuertes de 80, 90 e incluso 100 kilómetros por hora, porque puede aparecer pedrisco de más de dos centímetros y porque existe probabilidad de trombas marinas y de tornados en el Levante, con temporal marítimo de olas de hasta cuatro metros”, describe Del Campo.

Pero también se esperan chubascos importantes de aquí al viernes en otras zonas de la Comunidad Valenciana, Baleares, el sureste de Castilla-La Mancha y la parte más oriental de Andalucía, por lo que la Aemet ha decretado aviso naranja, el segundo de los tres niveles existentes, en Ibiza y Formentera, Albacete y Granada, mientras que es amarillo, el primer nivel, en Jaén y Ciudad Real. Además, persisten los avisos naranjas por mala mar en Alicante y Valencia, con olas de hasta cuatro metros, y amarillo por vientos en las tres provincias andaluzas en alerta por lluvias, en las dos de Castilla-La Mancha más Cuenca, en Alicante y Valencia, Baleares y Murcia.

La intensidad de esta DANA se explica porque “tiene algo de reflejo en superficie, donde se produce un giro ciclónico”, explica Rubén del Campo, uno de los portavoces de la Aemet. Lo habitual, continúa el experto, es que una DANA esté en las capas altas y medias de la atmósfera, pero hay ocasiones en las que se comporta como una borrasca y alcanza la superficie, donde sus vientos giran en sentido contrario al reloj. Este giro ciclónico se extiende en toda la columna desde los niveles altos a la superficie, de forma similar a como lo hacen en una borrasca clásica.

Cuando esto ocurre, la DANA inyecta hacia tierra viento de procedencia marítima, cálido y muy cargado de humedad, el ingrediente que necesita para que las precipitaciones sean así de torrenciales y persistentes. A este cóctel se suma la orografía: las montañas prelitorales de las comunidades del Levante ayudan a que se estanquen las nubes.

¿Qué pasará en las próximas horas? Desde la pasada madrugada y hasta el viernes la DANA se está desplazando lentamente hacia el oeste en un desplazamiento retrógrado, es decir, en sentido contrario al habitual en la circulación general de la atmósfera, que manda las borrascas de oeste a este, detalla el meteorólogo. Al irse desplazando hacia el Estrecho, seguirá inyectando aire húmedo hacia el sureste peninsular, lo que seguirá favoreciendo la formación de nuevas tormentas.

El viernes siguen en rojo por lluvias y tormentas hasta las seis de la mañana en Almería, Alicante y Murcia, en naranja Granada, Albacete, Valencia e Ibiza y Formentera y en amarillo, Jaén, Ciudad Real y Castellón. Continúa también el riesgo por mala mar en Alicante, Valencia, A Coruña Ibiza y Formentera y por viento se reduce a Albacete, Alicante y Valencia.

A partir del viernes la DANA se irá debilitando y desestructurando, pero es probable que entre hacia el interior de la Península, donde dejará también lluvias a lo largo del fin de semana, aunque no tan intensas, sobre todo en el centro y en el sur de la Península. De momento no se puede afinar más, porque las DANAS “son unas de las estructuras más complicadas de predecir en cuanto a movimiento y su ubicación determina qué cantidad de agua va a caer y dónde”. Pequeñas variaciones en la humedad o en el viento pueden llevar las tormentas a puntos no previstos, alerta el portavoz.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: