Daños en comercios de Perth (Australia Occidental) causados por el fuerte viento. En vídeo, los destrozos de la tormenta. RICHARD WAINWRIGHT (EFE) | AP

Este domingo las casas de Australia Occidental se cerraron a cal y canto ante la llegada de la peor tormenta de los últimos diez años, producida por el choque de los restos de un ciclón tropical con un frente frío y húmedo que azotó la costa del Estado, con vientos huracanados.

Decenas de miles de personas se quedaron sin electricidad en la región tras el paso del temporal, que ha registrado en Cape Leeuwin, uno de los puntos más al suroeste del país, ha sufrido el envite de rachas de hasta 132 kilómetros por hora, en un episodio meteorológico calificado del peor en un mes de mayo desde hacía 15 años, según la cadena ABC.

«El fenómeno meterológico ha afectado a grandes partes de Australia Occidental, y ha dejado un saldo de daños materiales y de cortes eléctricos a gran escala. Permanezcan atentos a las indicaciones de los servicios de emergencias y procuren estar a salvo», apuntó en un mensaje en redes sociales el primer ministro del país, Scott Morrison. Unos 50.000 clientes se quedaron sin suministro eléctrico este lunes por los daños de la tormenta, informó la empresa Western Power, conforme los restos del cilon Mangga chocaban con el frente frío.

Los servicios de emergencia del Estado recibieron este lunes más de 390 llamadas, en su mayor parte del área metropolitana de Perth, apuntó el jefe de bomberos a ABC Radio. La operativa de la autoridad portuaria de Pilbara no ha quedado afectada, pero sí se han obrado algunos cambios en los horarios de navegación. 

 




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: