Tras La Decisión de quedarse en el Atlético de Madrid, descartando el fichaje por el Barça el pasado verano, el Camp Nou recibió con silbidos a Antoine Griezmann en el partido que puede decidir la Liga. Una reacción del coliseo barcelonista ante los nuevos rumores que, de nuevo, sitúan al francés en la órbita azulgrana.

El mejor futbolista de los colchoneros ya recibió un primer veredicto durante el calentamiento, aunque leve, y se confirmó cuando empezó a rodar el balón, siendo objeto de los pitos por parte de los barcelonistas cada vez que tocaba el balón. La parroquia culé no perdona el desprecio del galo.






Griezmann estuvo cerca de recalar en la entidad azulgrana al término del curso anterior, antes del Mundial, pero, tras diversos rumores, el delantero protagonizó un pequeño documental, llamado La Decisión, donde anunciaba que finalmente permanecía en el club rojiblanco. En aquel momento, el Barça estaba dispuesto a pagar los 100 millones de cláusula.

Ahora, tras renovar con una cuantiosa subida salarial, su cláusula es de 120 millones. Un precio que podría pagar el Barça, asumiendo el jugador una rebaja de la ficha, como han informado diversos medios.




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: