El aeropuerto de Barcelona ha demostrado esta mañana estar preparado para cualquier emergencia o cambios de última hora. Los viajeros habituales de primera hora en El Prat y muchos empleados se han visto sorprendidos con la llegada un enorme Boeing 747 de British Airways que ha aterrizado por la pista 25 derecha para dirigirse enseguida a un aparcamiento. Al mismo tiempo se han acercado al avión ambulancias, vehículos policiales y otros servicios de tierra. La oficina de prensa de Aena ha confirmado a La Vanguardia que aun siendo un desvío poco habitual, este se preparó durante la noche coordinando todos los servicios necesarios en un aeropuerto que está operativo las 24 horas del día.





El vuelo 54 de British Airways es un servicio nocturno que une la ciudad de Johannesburgo con Londres. Normalmente es asignado a aviones tipo Airbus A380, aunque anoche lo operaba un Boeing 747-400, el matriculado como G-CIVN, un aparato con dos cubiertas, 22 años de servicio y configurado para 345 viajeros distribuidos en cuatro clases diferentes. El avión despegó del aeropuerto internacional de Tambo con casi cinco horas de retraso, aparentemente por un problema médico que no afectaba totalmente a la operativa, aunque sí hubo que decidir si el avión salía o se quedaba a pasar la noche en Sudáfrica con tripulación y todos sus pasajeros, una decisión que se demoró más de lo esperado.


El avión realizó una parada en el aeropuerto de El Prat para cambiar la tripulación

El aparato finalmente despegó, aunque para cumplir con la reglamentación aérea se decidió que se realizaría una parada en un aeropuerto intermedio para cambiar la tripulación. Un vuelo desde Sudáfrica a Inglaterra supera las once horas efectivas y si a eso se le añade el tiempo de actividad previo y las casi cinco horas de retraso, tanto la tripulación técnica como la auxiliar se excederían de horas de seguir hasta Heathrow, algo estrictamente prohibido.

Tras abandonar Sudáfrica, la ruta del BA54 sobrevuela Botswana, Zambia, Angola y la República Democrática del Congo. Después sigue sobre la República Centroafricana, Chad, Níger y Argelia antes de llegar al Mediterráneo. Ante la disyuntiva de dónde aterrizar, desde el centro de control de British Airways se coordinó con los tripulantes del 747 que aterrizarían en Barcelona esta mañana y que al mismo tiempo se enviaría a El Prat, desde Londres, una tripulación entera de jumbo, de las disponibles por estar de guardia hoy, en el primer vuelo regular disponible, para hacerse cargo del avión en el tramo final desde Barcelona a la base principal de British al oeste de Londres.





Con la nueva tripulación a bordo, el tripulante del avión evacuado a un centro hospitalario y con la tripulación del vuelo original viajando a bordo fuera de servicio, el avión despegó rumbo a Londres tras cuatro horas en tierra en una operación bien coordinada, como comentaron a este diario dos empleados que estuvieron asignados a esta misión. El 747 esta vez se fue al aire por la pista 25 izquierda para completar un vuelo bastante más largo de lo normal y que se ha solventado con la coordinación de aeropuerto, compañía aérea, empresa de asistencia en tierra y los servicios de emergencia y Guardia Civil en esta visita, fuera de programa, de un jumbo de British Airways.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: