Operarios con casco y chaleco terminando los últimos remates, personal de limpieza puliendo cada detalle, empleados que tratan de aprender cómo funciona cada mecanismo… Todo huele a estreno en el Hotel Riu Plaza de España, que abrirá en unos días en el Edificio España. El inmueble neobarroco de 1953, obra del arquitecto Julián Otamendi, ha estado más de una década sin uso y corrió peligro de ser demolido (salvo la fachada), pero el Ayuntamiento elevó su protección y el proyecto actual de rehabilitación ha mantenido muchos elementos originales. Cuando esté en funcionamiento, el establecimiento -de 117 metros de altura- contará un bar panorámico con vistas sobre toda la ciudad.

El ‘skybar’ de las plantas 26 y 27 se llama De Madrid al cielo y permite hacer un recorrido de 360 grados sobre los irrepetibles tejados de Madrid. Se ve, en primer término, la plaza de España, ahora en obras, el Palacio Real y la catedral de la Almudena y, más atrás, la Casa de Campo, con su lago y el pizpireto perfil de la montaña rusa del Parque de Atracciones. A un lado, en la Gran Vía, sobresalen las siluetas del palacio de la Prensa y del Edificio Telefónica; en el otro lado, la calle Princesa y, al fondo, el Arco de la Memoria (antes, de la Victoria) y el Faro de Moncloa.

Mientras, en la parte de atrás de este bar panorámico se puede tener una vista magnífica del Conde Duque y los edificios de Malasaña y, más allá, las formas de los rascacielos de Nuevos Ministerios (con la imponente Torre Picasso) y, más lejos todavía, las Cuatro Torres, con sus reconocibles perfiles. Un recorrido magnífico por las alturas de Madrid.

Fachada del Edificio España, que alberga el nuevo hotel Riu. J. VILLANUEVA

Estas dos plantas estarán abiertas a todo el público, si bien todavía no se conoce el precio (terrazas similares tienen entradas de entre 10 y 20 euros). Habrá dos ascensores desde la calle con acceso directo para los visitantes. Y un detalle sorprendente: entre las dos torres con que cuenta el edificio desde las alturas hay una pasarela de cristal por la que se puede atravesar, un reto imposible para quien tenga vértigo.

“Estamos listos al 95%, solo quedan unos días para abrir. Estamos pendientes de algunos trámites administrativos”, explica Manel Jaile, director del hotel, para quien el proyecto de rehabilitación “tiene un sabor de los años cincuenta, un legado que pertenece a Madrid y a los madrileños”. El establecimiento contará con 585 habitaciones -para unos mil clientes- con precios que oscilarán entre los 150 y los 1.500 euros -precio de las suites en días especiales-. “La empresa ha apostado muy fuerte para invertir en este hotel que está en la plaza de España, en pleno centro de Madrid. Vamos a revitalizar la zona”, añade Jaile.

Al entrar se accede al vestíbulo, donde recibe una obra de arte compuesta por 300 piezas de cristal, a modo de lámpara moderna. A la derecha, un bar con acabados en madera y terciopelo que recuerda a un ‘speakeasy’ norteamericano. A la izquierda, una recepción con suelos de mármol y murales de estilo griego, además de una cabina telefónica antigua que han vuelto a poner en funcionamiento. “Hemos recuperado elementos originales del edificio, como los bajorrelieves, el mármol o las candilejas”, explica Ana Mateos, de la empresa hotelera, que cuenta con más de 90 hoteles por todo el mundo.

En la cuarta planta se encuentra la zona de bufé y dos salones para comer con capacidad para casi 500 personas. Además, hay 3.000 metros cuadrados de salas de eventos, con capacidad para 1.400 personas con la intención de albergar eventos y posicionarse en el sector del turismo de congresos. Más adelante llegará una zona comercial en las plantas calle, uno y dos.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: