Hace tres años que la familia Pons, quinta generación de joyeros andorranos, contactaron con el chef Romain Fornell para pedirle que liderara un espacio gastronómico en los bajos de su lujoso edificio The Embassy, que en breve estrenará una zona de tiendas de productos de autor y que cuenta en la parte superior con algunos de los apartamentos más lujosos de Andorra la Vella.

Fornell, a quien le costó decidirse porque ya estaba enfrascado en suficientes proyectos al margen de su restaurantes gastronómico Caelis (Barcelona), asegura que lo que le animó aceptar el reto fue contar con la complicidad de su socio Oscar Manresa y de Bernard Bach, el chef del biestrellado Puits Saint-Jacques (en Pujaudram, cerca de Touluse), amigo desde hace años.





La barra de ostras Joel
(Mercè Gili)

Bajo el nombre de Chef’s Table (avenida Meritxell, 31), que aclaran que es pura coincidencia con el programa de documentales de Netflix, el local reúne seis barras que funcionan como si se tratara de seis partidas de un restaurante con una oferta especializada.

Todas las preparaciones están pensadas para compartir y agrupadas en una misma carta, de modo que se puede pedir lo que se prefiera tanto si se ocupa cualquiera de las barras como las mesas bajas. Buena parte de esos productos, desde los chuletones a las ostras, los ibéricos, el foie, los quesos o los postres también están a la venta para llevar.

La barra de ibéricos y foie
La barra de ibéricos y foie
(Mercè Gili)

Justo al bajar las escaleras desde la entrada del edificio que dan acceso al multiespacio gastronómico se encuentra la zona dulce, en la que preparan desde un flan o una crep suzette a pequeñas y correctas tartas como la de chocolate, lemon pie o tatin ; al lado, en el sentido inverso a las agujas del reloj, se encuentran la zona de quesos artesanos con una interesante selección; sigue la barra de ibéricos y foie: hay que detenerse aquí en el micuit con la receta de Bernard Bach, que sirven acompañado de una confitura de higos, nabos y pasas y el paté de conejo a la royal relleno de foie-gras y la terrina de paté de campaña de hígados de pollo con pistachos, tocino y cebolla roja confitada.





Sigue el bar de ostras y marisco, donde disponen de una plancha, allí asan algunos mariscos, como el bogavante, que también sirven en frío junto a las ostras de Joel’s, ya un clásico en los locales que comparten Manresa y Fornell. A continuación, la zona de barbacoa, equipada con robata y con horno Josper, en la que aunque también preparan pescados, optamos por las carnes: unas excelentes chuletas de cordero de Aragón y y la chuleta de vaca vieja de Salers. La última barra está dedicada a los vinos y los cócteles.

La barra de quesos
La barra de quesos
(Mercè Gili)

El local, con un interiorismo algo anodino, apenas lleva unas semanas de rodaje y ya empieza a tener una clientela asidua que estaba esperando subir el listón de la ofertas en la zona.


Chef’s Table

Passatge Meritxell, AD500 Andorra la Vella, Andorra












Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: