La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas. En vídeo, declaraciones de Arrimadas. EFE

Ciudadanos se ha propuesto generar contradicciones en el PSOE  por el acuerdo de Gobierno bipartito PSOE- Unidas Podemos apoyado por el PNV y presumiblemente también por Esquerra Republicana de Cataluña. La estrategia del partido liberal, que comparte con el PP, busca fisuras dentro del socialismo apelando a los barones del PSOE que han manifestado dudas sobre los acuerdos con nacionalistas e independentistas. La portavoz de Cs en el Congreso, Inés Arrimadas, ha avanzado este jueves en ese propósito con el anuncio de que va a telefonear personalmente hoy mismo a los presidentes autonómicos socialistas para pedirles que traten de frustrar esta vía. Arrimadas se propone también hablar con los partidos regionalistas y con el líder del PP, Pablo Casado, a quien va a insistir en que apoye su propuesta de una alternativa de Gobierno que descanse en una coalición entre PSOE, Cs y el PP.

La ronda de llamadas de Arrimadas se va a centrar en los barones socialistas a los que se les presupone más incómodos con el acuerdo con ERC. Eludirá a quienes entiende que no tienen problemas en el pacto con los republicanos, como Francina Armengol, presidenta de Baleares, María Chivite, presidenta de Navarra, o Miquel Iceta, líder del PSC, según fuentes de su entorno. Entre los que sí telefoneará, aunque no ha  citado a ninguno expresamente en su comparecencia, están el presidente de Castilla La- Mancha, Emiliano García Page, o el de Aragón, Javier Lambán, que han revelado cierto malestar. El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, uno de los líderes territoriales cercanos a Sánchez, ha contestado rápido a la portavoz a través de la red social Twitter: «Arrimadas lo tiene muy fácil. En vez de llamar tanto que vote a favor de la investidura de Pedro Sánchez y asunto resuelto», ha escrito.

La dirigente de Cs llamada a suceder a Albert Rivera al frente de Ciudadanos ha pedido a los presidentes regionales socialistas que «sean valientes» y «ejerzan como socialdemócratas» oponiéndose al acuerdo y tratando de impedirlo. Para ello, Arrimadas ha citado como precedente la resolución del comité federal del PSOE de diciembre de 2015 en la que el partido decidió no pactar la investidura con los independentistas, así como la gran crisis interna que estalló en el PSOE en 2016, cuando Sánchez tuvo que dimitir en el comité federal del 1 de octubre. «Sánchez está haciendo ahora cosas muchas más graves que las que en su día provocaron que intentaran echarle de la secretaría general del PSOE», ha apelado Arrimadas.

En sus llamadas a los barones, les pedirá incluso que insten a los diputados del PSOE a que voten en contra de la investidura de Sánchez. «Les voy a pedir que intenten hacer recapacitar a Sanchez. Si no pueden hacer nada, que les pidan a sus propios diputados que no apoyen este Gobierno», ha reclamado Arrimadas. En su iniciativa de intentar frustrar la investidura de Sánchez, Arrimadas hablará también con los partidos regionalistas que pueden apoyar al líder socialista: PRC, Coalición Canaria, Nueva Canarias y Teruel Existe.

La portavoz de Cs cerrará su ronda con una conversación con el líder del PP, Pablo Casado, a quien ha reprochado haber tirado la toalla y no moverse para impedir la investidura de Sánchez. «Sería bueno que el PP saliera de esa posición de [quedarse en] la oposición esperando al Gobierno Frankestein para unirse a nosotros en la petición a los barones y los partidos regionalistas», ha emplazado. Arrimadas propuso una alternativa de Gobierno entre el PSOE, el PP y Ciudadanos pero los populares nunca la han apoyado. La dirigente de Cs trata de erosionar también al PP poniendo de relieve que no ha estado dispuesto a buscar alternativas para impedir que Sánchez pactara con la izquierda. «Me gustaría que hubiera más voces en el PP, empezando por Pablo Casado, apoyando la vía constitucionalista», le ha reprochado hoy al líder del PP.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: