El ministro argelino de Asuntos Exteriores, Sabri Boukadoum, expresó hoy el deseo de ArgElia de trabajar con el nuevo Comité Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP) en Mali y se convirtió en el primer representante de un gobierno en reunirse en Bamako con los militares golpistas que la semana pasada derrocaron al presidente Ibrahim Boubacar Keita.

Según un comunicado enviado a Efe, Boukadoum expresó la disposición de su país a acompañar a Malí en estas circunstancias particulares y el compromiso «inquebrantable» de Argelia con Malí y el pueblo hermano maliense que «siempre ha caracterizado las relaciones bilaterales, incluso en el contexto de la aplicación del Acuerdo de Paz y Reconciliación en Mali, resultado del Proceso de Argel».




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: