El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, ha rechazado declarar como testigo en el juicio del ‘procés’ este martes, después de que el tribunal haya admitido su petición de no hacerlo al amparo de su situación procesal. El presidente del tribunal que enjuicia la causa contra los líderes independentistas ha reconocido en la jornada de hoy que en su caso se “puede dibujar un escenario en que tenga interés en no declarar”, ante lo cual Aragonès a renunciado a hacerlo.

La decisión del vicepresidente se produce después de que el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona pidiera su imputación al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) a pesar de que este rechazó previamente hacerlo. La reclamación del juzgado barcelonés se produjo a través de una exposición razonada remitida en agosto que incluía a Lluís Salvadó y Josep Maria Jové, también aforados, pero el TSJC dejaba la puerta a hacerlo si el juez instructor de Barcelona fundamentaba la supuesta responsabilidad del dirigente de ERC en la celebración del referéndum.






Marchena admite que en su caso se “puede dibujar un escenario en que tenga interés en no declarar”

Ante la ausencia de pruebas evidentes de que vincularan a Aragonès con la realización del referéndum impedían al alto tribunal catalán aceptar por el momento su investigación, pero aceptaba la posibilidad de que la imputación se pudiera hacer efectiva si en el transcurso de la instrucción que lleva a cabo el 13 “apareciesen elementos probatorios” que lo justificasen.

Tras abandonar la sala del Supremo, Aragonès ha declarado ante los medios que ha comparecido ante la Sala citado por Vox tal y como se le había notificado, pero acto seguido ha denunciado que “el fraccionamiento de la causa” y el hecho de que se estén investigando “unos mismos hechos” en varios juzgados es una anomalía que “raya el absurdo”.


Lamenta que el hecho de que se investiguen los mismos hechos en diferentes juzgados hace “que no sepamos si estamos siendo investigados o no” y “que no sepamos si seremos procesados o no”

Para el vicepresidente, se está enjuiciando “un posicionamiento político” y el hecho de que se investiguen los mismos hechos en diferentes juzgados hace “que no sepamos si estamos siendo investigados o no” y “que no sepamos si seremos procesados o no”. El conseller ha lamentado que se trata de una “clara indefensión” que lleva a “situaciones que rayan el absurdo”, como la que ha vivido hoy, y que le han obligado a comparecer para decir que no declararía.





Aragonès ha recriminado finalmente que esta es una “causa política” y que “el fraccionamiento de la misma” es la “evidencia”, por lo que sólo puede acabar con la absolución de los encausados. Por su parte, ha asegurado estar dispuesto a explicarse “donde sea necesario”, pero siempre “en defensa de mis derechos”, pero ha insistido que en el caso de haber declarado hoy, se podían haber usado sus declaraciones para impulsar una posible imputación en otro procedimiento.

El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, ante el Tribunal Supremo.
(EFE)









Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: