La portavoz de ERC, Marta Vilalta, dando los resultados de la consulta. En vídeo, sus declaraciones. Albert Garcia | ATLAS

La dirección de Esquerra, con el vicepresidente Pere Aragonès a la cabeza, ha respirado tranquila tras conocer los resultados de la consulta interna sobre la investidura de Pedro Sánchez. El 94,6% de los militantes —con una participación del 70%— han avalado la estrategia de la cúpula, que consiste en facilitar la investidura con una abstención si los socialistas activan una mesa de negociación entre el Gobierno y la Generalitat. Aragonès ha logrado así el ansiado cierre de filas, que le blinda de la presión de los sectores independentistas contrarios a pactar. “Si el PSOE quiere algo tendrá que mover ficha”, ha advertido la portavoz de la formación Marta Vilalta.

“Pedro Sánchez se tiene que mover. Si no, nos mantendremos en el no a la investidura que la militancia ha expresado de manera fuerte y clara”, ha dicho Vilalta tras conocerse los resultados. “Tiene que escoger entre mesa de negociación o una investidura fallida. La decisión está en su tejado”, ha insistido. Vilalta también es miembro de la mesa que negociará con los socialistas y recordó que ambas partes se emplazaron a hablar tras las respectivas consultas a sus bases, aunque no concretó cuándo será esa reunión.

Un total de 5.953 militantes de Esquerra, de un censo de 8.500, han participado en la consulta convocada el pasado jueves. La pregunta ha sido: “¿Está de acuerdo con rechazar la investidura de Pedro Sánchez si previamente no hay un acuerdo para abordar el conflicto político con el Estado a través de una mesa de negociación?”. El sí ha obtenido 5.634 votos (94,6% de los votantes) mientras que el no ha logrado 319 (5,3%).

La consulta no era vinculante y en realidad tanto un triunfo del sí como del no dejaba en las manos del consejo nacional del partido, el máximo órgano entre congresos, la decisión final en el debate de investidura. Pese a ello, desde ERC consideran que la posición de las bases —la misma que públicamente habían defendido no solo Aragonès sino también el presidente del partido, Oriol Junqueras— les permite ir con más fuerza a la negociación con el PSOE y para la que la semana pasada se designaron negociadores de ambas partes.

Para los republicanos, el panorama está más despejado después de que los socialistas y Unidas Podemos hayan también celebrado sus consultas internas sobre el preacuerdo firmado entre ambos, también con altas cotas de apoyo. Con el resultado, la cúpula de ERC cree que podrá hacer frente a la negociación con más garantías porque, entre otras cosas, podrá argumentar que tiene el apoyo masivo de sus bases ante quienes, desde sectores más radicales del independentismo, abogan por bloquear cualquier gobierno que no acepte un referéndum de independencia. Vilalta ha presionado a Sánchez a que diga si acepta las condiciones planteadas por Esquerra y le invitó a explicar cuál es su propuesta.

Junquera también ha mostrado su apoyo a que no se opte por la abstención en el debate de investidura de Sánchez si no hay mesa de diálogo. El líder republicano respondió desde la prisión de Lledoners, donde cumple condena por un delito de sedición, en una entrevista a Euskadi Irratia. “La situación ha cambiado mucho desde julio [cuando se frustró la otra investidura] y ahora está muy claro que rechazaremos la investidura, a menos que haya una mesa de negociación para resolver el conflicto entre Cataluña y España. Cuando esto suceda reconsideraremos nuestra actitud”, ha respondido Junqueras. “No queremos gestos ni cambios de actitud, sino actos que se puedan probar”, ha añadido el líder de ERC.

Vilalta, que también está en la futura comisión negociadora con el PSOE, ha recordado cuáles son las cuatro condiciones que ponen para la mesa de diálogo que buscan: debe ser entre ambos gobiernos; donde se pueda “hablar” de todo; que tenga un calendario claro y acotado; y que se fijen “garantías de cumplimiento” de los acuerdos que eventualmente se alcancen. La portavoz ha insistido que se trata de un “planteamiento de mínimos” para comenzar a negociar. “Está lejos de nuestros objetivos pero puede ser el primer paso para buscar una solución democrática al conflicto. Ponemos la primera piedra y no dudamos que otras formaciones se sumarán a este camino”, ha agregado.

Dos fases

La propuesta de Esquerra tiene dos fases. Una en la que ERC y el PSOE —como partidos ganadores de las elecciones generales en el Estado y Cataluña— acotan cómo será ese diálogo y otra en la que sean los Gobiernos, tanto central como el de la Generalitat, que se sienten en la mesa. Este último punto ya genera cierto disenso, pues desde La Moncloa insisten en que lo necesario es un foro de partidos. Los republicanos siempre han puesto el acuerdo de Pedralbes, tanto en contenido como en escenificación —fue un encuentro entre Pedro Sánchez y Quim Torra— como punto de partida.

A preguntas de los periodistas sobre si, para comenzar la negociación, debería haber una reunión previa entre La Moncloa y el Palau o basta con un compromiso por escrito o un simple reconocimiento verbal, la portavoz ha afirmado: “Querríamos todo eso, porque hay muchos ejemplos de otros acuerdos que no se han cumplido”.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: