El Comité Permanente de la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia propone una sanción de 10.000 euros para el Espanyol por deficiencias en las medidas de control de permanencia y desalojo de espectadores, al no impedir que, una vez acabado el encuentro se produjese una invasión masiva del terreno de juego, tras el partido Espanyol-Real Sociedad, jugado el 18 de mayo.

Si se lleva a cabo la propuesta, el club presentará alegaciones con la argumentación de que la invasión en un entorno festivo de celebración que acabó sin incidentes y con la posterior vuelta de los espectadores a sus localidades.





Los hecho se dieron tras el pitido final del partido que dio la clasificación europea a los blanquiazules. Varios jugadores salieron del terreno de juego a hombros de aficionados y después desde megafonía se pidió a los hinchas que volvieran a las gradas para que la fiesta pudiera continuar.




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: