Moda

Anna Dello Russo vacía el armario por su aniversario | Estilo


“Debía elegir entre tener cocina o más armarios, y me quedé con los armarios”, confesaba la estilista Anna Dello Russo, a la que el fotógrafo Helmut Newton definió como una “maníaca de la moda”, en una entrevista con la revista W en el año 2010. Obsesionada con la ropa desde que era niña, a lo largo de sus 30 años de carrera, desempeñada principalmente en Vogue Italia, L’Uomo Vogue y Vogue Japón, la italiana llegó a atesorar una colección tan inabarcable de prendas y accesorios (tenía, por ejemplo, más de 4.000 pares de zapatos) que en un momento dado prescindir de la cocina se volvió insuficiente; acabó comprando un segundo apartamento que hacía las funciones de vestidor.

A sus 55 años, y tras haber logrado hacer de su pasión su modo de vida —erigiéndose en el camino en estrella del street style—, Dello Russo está lista para bajar el ritmo y alejarse de la primera línea. Para sellar de forma simbólica esa decisión, el primer paso ha sido desprenderse de gran parte de su icónico —y carísimo— guardarropa. “Mi ropa es parte de mi legado, y quiero verla viva en otras personas, no encerrada en un armario”, explica a EL PAÍS. El pasado 24 de febrero, en colaboración con Christie’s, sacó a subasta en Milán las joyas de la corona: 30 de sus looks más valiosos —con diseños de Burberry, Versace, Armani, Slimane para Saint Laurent, Ghesquière para Balenciaga o Tom Ford para Gucci datados entre 1985 y principios de los 2000—. Ella misma lució uno en una pasarela por la que también desfilaron modelos como Izabel Goulart, Hailey Baldwin o Caroline Vreeland.

Con un precio de salida de 50 euros (“fue una subasta democrática”, señala ella), el lote formado por una gabardina y un par de mocasines de Burberry y un bolso Birkin de Hermès alcanzó los 13.000. En total, se recaudaron 147.000 euros, que Dello Russo ha donado íntegramente al programa de becas de la fundación Swarovski para el desarrollo de nuevos talentos de la moda. En línea con la nueva conciencia antipieles que está calando en la industria, tres prendas de piel fueron retiradas de la puja y donadas a PETA. Por último, otras 150 piezas —principalmente de la década de los 2000—se vendieron un día después en Net-a-Porter en favor de la fundación educativa del British Fashion Council. “Me gustaría que mi ropa se la pongan jóvenes que amen la moda tanto como yo, como una forma de pasarles el testigo”, comenta.


ampliar foto
Portada del libro de Anna Dello Russo ‘AdR Book: Beyond Fashion’.

Además, Dello Russo acaba de publicar su primer libro, AdR Book: Beyond Fashion (Phaidon), que se lanza oficialmente en abril, aunque Net-a-Porter ya lo vende en primicia. Concebido como una caja de recuerdos, sus 500 páginas exploran su trayectoria de forma lúdica, sin asomo de solemnidad. Así, el volumen reúne imágenes de sus editoriales más impactantes, un diario autobiográfico, recuerdos personales, sus mandamientos para sobrevivir en la industria y hasta un álbum de cromos con sus looks más representativos. “Sentí la necesidad de transmitir mis 30 años en la moda con un mensaje más ligero, como si se tratara de un cuento para niños”, explica. En este ajetreado principio de año también le ha quedado tiempo para diseñar una colección cápsula para Atelier Swarovski —que se pondrá a la venta en septiembre—, compuesta por dos conjuntos de collar, pendientes y tiara y cuatro broches, y que se inspira en los adornos de la realeza (“porque puestos a soñar, mejor hacerlo a lo grande”, apunta).

Además de como directora creativa, Anna Dello Russo —que durante las semanas de la moda se cambia de ropa en el coche tres o cuatro veces al día— también ha dejado su impronta en la industria como una de sus primeras influencers. Abrazó el entorno digital en 2009 abriendo su propio blog, A.d.R, en el que aún hoy documenta su manera de entender la moda y el placer de vestirse. “Seguramente contribuí al fenómeno”, afirma sobre el street style, “inmediatamente pensé que era un excelente canal de comunicación, y creo que continuará siéndolo”.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment