Moda

Ángel León, cuatro estrellas Michelin en un día | Estilo


“Gloria bendita”, una frase que suele estar en los labios de Ángel León (Jerez de la Frontera, 1977) cuando algo le apasiona, ha sido la exclamación del día por obra y gracia de Michelin. En la guía 2018, el conocido como chef del mar, impulsor del consumo nutritivo y creativo del plancton marino, defensor de los pescados de descarte, creador de una luz abisal comestible e inventor de mil y una ideas con el océano y sus criaturas, recibe tres estrellas por Aponiente, su restaurante bandera en El Puerto de Santa María, y logra otra estrella más por Alevante, el local que asesora por segundo año consecutivo en el hotel Meliá Sancti Petri (Chiclana de la Frontera).

“Tener dos vientos estrellados en Cádiz [Aponiente y Alevante] es de las cosas más bonitas que han pasado en mi vida. Estoy feliz, aún no me lo creo. Me siento muy agradecido por todas y cada una de las personas que han pasado por este barco y por las que vendrán, pero sobre todo por la tripulación que siempre creyó en este proyecto y en que la excelencia era posible”, declara el cocinero emocionado a EL PAÍS.

Comedor del restaurante Aponiente, en el Puerto de Santa María, Cádiz.

En su 10º aniversario y ya navegando en su segunda temporada en El Molino de Mareas El Caño (del siglo XIX), Aponiente consolida el ambicioso proyecto de Ángel León al serle otorgado el máximo reconocimiento de la guía roja. “Estoy desbordado de emoción, siempre había soñado que esto podría ocurrir y así ha sido. Estas tres estrellas ponen en el mapa del mundo a este trocito de Cádiz, de El Puerto de Santa María y la cocina andaluza”. Atrás queda el antiguo local de la Calle Puerto Escondido, en el que se cocinaron la primera y segunda estrella en los años 2010 y 2014.

“Está siendo un año muy completo, en el que se han ido conformando diferentes establecimientos con entidad propia, Aponiente la casa matriz, Alevante, La Taberna del Chef del Mar en nuestro antiguo local de Aponiente en El Puerto, y el desembarco hace unas semanas en Madrid en el Glass Mar del hotel Urban… Una tripulación de más de 100 almas…”, dice su capitán.

“A partir de mañana en Aponiente seguiremos soñando y disfrutando de esta temporada hasta el día de cierre [el 9 de diciembre], pero ya llevamos meses pensando en un 2018 con conceptos inéditos. Lo quiero con más chispa para celebrar todo lo que ha ocurrido, pero sobre todo quiero un Aponiente donde los clientes disfruten como nunca”.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment