Pablo Casado hace caso a la demanda interna de que aproveche el 10-N para reforzar las listas por Madrid y ha decidido recuperar a Ana Pastor, ex ministra y mujer de confianza de Mariano Rajoy, como su “número dos”. Adolfo Suárez Illana pasa al “número tres” de la lista. Es todo un gesto que atiende a las presiones internas de que hubiera “cambios”. Pastor es un símbolo de la continuidad después de que la profunda renovación aplicada por Génova haya pasado página de todos los principales referentes de los Gobiernos de Rajoy.

Por otra parte, Juan José Cortés no sólo no seguirá como diputado, sino que tampoco tiene seguro su escaño en el Senado. El “número uno” por Huelva será el alcalde de Palos de la Frontera, Carmelo Romero. Génova ha decidido atender el criterio de la organización regional y a Cortés le enviará al Senado, pero en un puesto en el que ni siquiera tiene seguro que consiga acta en la Cámara Alta el 10-N. La representación del PP en el Senado está condicionada por la división en tres del centro derecha, que ya favoreció en abril que el PSOE consiguiera la mayoría absoluta al sumar sus senadores por elección a los que tiene por designación autonómica. Cortés será el número uno al Senado por Huelva, y por Almería repetirá Rafael Hernando.

La designación de Cortés en abril generó bastante malestar dentro del PP. No respetó el criterio de las direcciones provinciales y regionales, pero, además, es que el expediente de Cortés incluía sombras que Génova decidió no tener en cuenta. Ahora rectifica su decisión. Los barones han pedido algunos ajustes en las candidaturas de las pasadas elecciones generales, después de que los resultados, además, no acompañaran en absoluto. Fue el peor resultado de la historia del PP, 66 escaños, que ahora esperan mejorar en una veintena o treintena de diputados, al menos. En la recta final de la Legislatura fallida se conoció que el Congreso había tenido que embargar el sueldo a Juan José Cortés por una deuda impagada.

Casado también abre hueco en su lista por Madrid para la ex ministra de Medio Ambiente Elvira Rodríguez. Es una figura vinculada desde la etapa de Rodrigo Rato a los equipos económicos del PP. La renovación de la nueva dirección del PP ha apartado a los principales referentes económicos del partido del pasado, como el ex ministro de Hacienda Cristóbal Montoro. Montoro quemó su imagen ante el electorado popular por su política fiscal durante los Gobiernos de Rajoy.

En la convención que ha celebrado el PP este fin de semana Génova ha reivindicado la herencia económica de Aznar y de Rajoy, pero proponiendo también un nuevo liberalismo, que es el que representa el nuevo poder territorial del partido. En el equipo económico de Casado ya estaba colaborando Elvira Rodríguez, la novedad es que se incorpora a la lista de Madrid. En la candidatura de abril iba el economista Daniel Lacalle, independiente, y que dejó su escaño para que la lista corriera y entrara en el Parlamento Mari Mar Blanco. Daniel Lacalle parece que puede no repetir en la candidatura de Madrid, lo que dejaría un agujero respecto a quién puede ser la cara del nuevo equipo económico de Casado en el Congreso de los Diputados. Elvira Rodríguez tiene el perfil para ser la nueva portavoz parlamentaria de Casado tras el 10-N.

El jefe de Gabinete de Pablo Casado entrará en la candidatura al Congreso como número dos por Granada. Génova ya tiene cerradas las listas de Aragón, Canarias, Extremadura, Cataluña, Ceuta, Melilla, Navarra y La Rioja. Y de Andalucía, las provincias de Almería, Cádiz, Córdoba, Málaga, Sevilla y Jaén.

En líneas generales, la decisión de Génova ha sido mantener las candidaturas con las que Casado concurrió en abril.




Fuente: La Razón

A %d blogueros les gusta esto: