Se conocieron en la calle Fuencarral hace siete años. Alex de la Croix y Soraya Yasmin acababan de llegar a Madrid. Mientras Miranda Makaroff pinchaba en un evento, un fotógrafo buscaba protagonistas para un reportaje de street style. Alex cruzaba Fuencarral dirección Gran Vía y Soraya iba hacia Tribunal. El fotógrafo les paró y les unió. Alex le pidió el teléfono a Soraya para participar en un corto que estaba preparando. Le escribió, pero no le contestó. Cinco días después volvieron a encontrarse. «Yo trabajaba en una tienda de ropa interior. Estaba vendiendo y apareció buscando un calzoncillo negro», recuerda Soraya. «No le había dicho que trabajaba allí ni nada». ¿Casualidad?

 Amistad indestructible. Entre más de tres millones de habitantes, sus caminos se cruzaron dos veces en cinco días. Al reencontrarse, Alex le contó lo del corto a Soraya y la convenció para que participase. «Al día siguiente ya quedamos en su casa y empezamos a hacernos amigas. Y así hasta hoy», explica Alex. Viven juntas y desde entonces no han dejado de hacer cosas, como la serie ‘Sor y Mor’, que dirigen y protagonizan las dos. «Trabajamos mucho con la improvisación. Los vídeos surgen sobre la marcha». Los cuelgan en sus perfiles de Instagram (@sor.y.mor, @cuentosrosales y @alexdelacroix). «Sor y Mor están viajando mucho y haciendo amigas en otros países». Hace poco estuvieron en el Folies Bergère, donde fueron a ver a su amiga Rossy de Palma actuando para Jean Paul Gaultier.

Soyara Jazmin

Grabar sin filtros. Cuando les da, se ponen a grabar sus conversaciones llenas de humor. «Si estamos en casa, tenemos telas verdes que usamos como cromas. Ponemos dos chinchetas y el móvil donde se pueda». Los vídeos los graban ellas mismas con el móvil, sin guión ni nadie como ayudante. «Dejamos el móvil en distintos soportes, depende de donde estemos: sobre una piedra, sobre un zapato, sobre un vaso…». Luego lo editan con el ordenador. «Tardamos más en toda la postproducción que en rodar». Entre sus seguidores, el comisario y gestor cultural Rafael Doctor o la actriz Miren Ibarguren. «Un día se nos acercó y nos dijo ‘¿Sois Sor y Mor? Os amo’. Por supuesto, nosotras a ella».

Galería propia. Hace cuatro años, Alex de la Croix confundó La Juan Gallery junto a Juan Gómez Alemán. «Abrimos la galería sin pretensiones y ha llegado mucho más lejos de lo que nunca imaginamos». Especializada en performances y arte vivo, la galería de la calle Juanelo ha logrado el reconocimiento de instituciones. «Nos respetan y nos proponen hacer cosas de la mano». Alex es performer y crea piezas que performan otros. También se encarga de gestionar cuentas y contratos. En breve cambiarán de emplazamiento. «Nos mudamos. Dejamos a final de mes este local y en septiembre volveremos en otro sitio», adelanta.

Proyección internacional. Soraya Yasmín, anteriormente conocida como Dolores de la Rosa, ha participado en una reciente campaña para Burberry y Vivianne Westwood. Pocas españolas pueden presumir de hitos como ese o de haber sido protagonista de un artículo entero dedicado a su persona en Vogue, en la cabecera original estadounidense. «Soy muy afortunada. Hago lo que quiero, cuando quiero y donde quiero». Sabe lo que es ir a un casting y que la rechacen. «Me hacían ir hasta Londres y cuando me veían en persona me decían que no. Me he encontrado con muros que he tenido que atravesar con mucha paciencia». Musa de Riccardo Tisci, trabajó con Sybilla y Palomo Spain.

Acciones callejeras. En La Juan está de moda, que ha celebrado cuatro ediciones ya, desde La Juan Gallery invitan a diseñadores a explorar otra forma de mostrar sus diseños. Lo hacen a través de performances que se suceden una tras otra en el interior de la galería mientras el público observa desde el exterior a través de los grandes ventanales. «Juntamos a los diseñadores que nos gustan con modelos que nos gustan». Han participado diseñadores de aquí, como Manémané, María Escoté, Shoop o Eduardo Navarrete, y de fuera, como Johannes Warnke o Pierre-Louis Auvray. Soraya siempre colabora. Otra acción callejera reciente ha sido Trapzuela, en las fiestas de San Isidro. Zarzuelas, chotis y cuplés se fusionaron con trap. «Hemos grabado el disco. Estuve el otro día en el estudio con los cascos, parecía Ana Torroja», bromea Alex.

Alex de la Croix
Alex de la Croix

 Historias personales. Tanto Alex como Soraya tienen 25 años, otra coincidencia más. «Nos llevamos seis meses. Nuestras madres se quedaron preñadas a la vez». Alex nació en Cádiz y se fue a Sevilla a estudiar cine. Al mitad de semestre, se trasladó a Madrid. «Me aburría y me vine. Empecé un curso con Chus Gutiérrez y todo cambió. Ella me adoptó. Es mi madre de aquí». Soraya se escapó de El Ejido (Almería). «Le engañé a mi madre. Le dije que me iba a la playa un rato, pero me vine aquí». Alex utiliza indistintamente masculino y femenino al contar sus vivencias. «Me considero una persona transgénero, no me considero hombre ni mujer, soy de género no binario». Soraya huye de las etiquetas. “Quiero ayudar a otras personas a sentirse libres, a saber que pueden romper con todo”.

 Nueva serie. Tras la buena acogida de ‘Sor y Mor’, cuya cada entrega dura alrededor de 4 minutos, están desarrollando una serie con capítulos de 12 minutos. Para ella ya contarán con equipo. “Estará basada en historias que nos pasan, dramatizándolas, con una línea argumental”. Grabarán después del verano, que pasarán fuera de Madrid. «Últimamente nos vemos muy poco porque viajamos mucho». Soraya se va a Marruecos en unos días, donde estará hasta agosto, y Alex a Francia, a Normandía. Después irá a Cádiz, donde quedan en verse. “Te coges el barco y te recojo”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: