Jake Heggie estrenó su primera ópera, Dead Man Walking, en el año 2000. Hasta la fecha ya lleva 13, aunque tres o cuatro de ellas son de pequeño formato. O bien este compositor es una suerte de Puccini redivivo o estamos ante la puesta en marcha de una industria operística estadounidense y Heggie estaba en el sitio correcto en el momento oportuno. Y si hay que juzgar por la presentación de su primera ópera en Madrid yo diría que es lo segundo.

Seguir leyendo.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: