Un fotograma de la película. En vídeo, una de las escenas.

Amanece, que no es poco, de José Luis Cuerda, es, probablemente, uno de los fenómenos cinematográficos más sorprendentes de la industria nacional. Estrenada en 1989 pasó sin pena ni gloria en su estreno. Recaudó poco mas de 600.000 euros con un total de 306.000 espectadores. 30 años después es una de las películas más celebradas, citadas, reproducidas y televisadas y con un grupo en Facebook con mas de 324.000 seguidores. También este año se celebró la novena Quedada amanecista, una concentración de admiradores de la película que durante un par de días recorren Ayna, Liétor y Molinicos, los pueblos de la Sierra del Segura (Albacete) donde se rodó la película.

Movistar, por su parte, exhibe un reportaje para celebrar los 30 años de este disparate genial, Amanecista, tú eres necesario, un homenaje a ese extraordinario sentido del humor de Cuerda del que queda constancia en una trilogía insólita en el cine español: Total, Amanece, que no es poco y Tiempo después, su última obra, películas inclasificables o como explicaba uno de los chanantes (hijos espirituales del realizador): «Es que en Albacete hay tan pocas cosas que hacer que nos tiene que dar por las tontás«.

Por allí aparecen una buena parte de los actores que han trabajado con él, una selección de planos y secuencias de su trilogía, vecinos de Ayna que participaron en el rodaje y amanecistas que recorren los pueblos manchegos y reinterpretan con entusiasmo algunos de los diálogos de la película, como la inolvidable disertación del cabo Gutiérrez: «Y ahora me dicen que ha escrito usted Luz de agosto, la novela de Faulkner, ¡de William Faulkner! […] ¿Es que no sabe que en este pueblo es verdadera devoción lo que hay por Faulkner?».




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: