Internacional

Alternativa para Alemania apuesta por una línea dura de ultraderecha | Internacional


Alternativa para Alemania (AfD), el partido de ultraderecha, xenófobo y euroescéptico, eligió este sábado el camino más radical para intentar llegar al Bundestag, el Parlamento federal, en las elecciones que tienen lugar en septiembre próximo. En el marco de un tumultuoso congreso realizado en la ciudad de Colonia, el partido le dio la espalda a su actual presidenta, Frauke Petry, que no logró hacer aprobar una moción donde pedía que la organización abandonara la postura de oposición a los partidos establecidos y se convirtiera en una formación capaz de formar alianzas.

El congreso anual de AfD se inició bajo el estigma de una lucha de poder entre dos fracciones que se declararon la guerra con varias semanas de antelación. Por una parte, los llamados realistas que bajo la batuta de Frauke Petry querían impedir que el partido se convierta en un bastión de neonazis y nostálgicos de Hitler. En el campo enemigo, los llamados “duros”, encabezados por Alexander Gauland, que abogan por una oposición radical al establishment y defienden que el partido pueda servir de hogar a políticos extremistas como Björn Höcke, que calificó como “una vergüenza para el país” la existencia del monumento al Holocausto de Berlín.

La guerra no declarada entre los dos grupos estalló el sábado, pocos minutos después de que la propia Frauke Petry diera por inaugurado el congreso, que se inició en medio de un enorme despliegue policial, que aislaron del mundo exterior un hotel de cinco estrellas donde unos 600 delegados se reunieron para aprobar el programa electoral del partido que les permita acceder al Bundestag.

Tras una acalorada y, a veces, violenta discusión, la mayoría de los delegados decidieron sacar del orden del dia la moción presentada por Frauke Petry destinada a buscar apoyos para llevar a cabo una “realpolitik” en las filas de AfD, una estrategia destinada a llevar al partido al poder en 2021.

“Creo que el partido ha cometido un error”, admitió Petry al comentar la decisión de los delegados de rechazar su moción destinada a convertir al partido en un movimiento capaz de captar votos de los electores desencantados con el curso de los partidos tradicionales. “Mientras el partido no sea capaz de saber en que dirección desea marchar, la campana electoral estará en manos de protagonistas que se siente a gusto con esta no decisión”, añadió, junto con admitir que respetaba la decisión de los delegados y que no renunciaría a la presidencia del partido.

Petry, que vivió este sábado, quizás la hora más amarga desde que fuera elegida como presidenta de AFD hace dos años, también tuvo que aceptar que los delegados no apoyaran su petición de tachar del orden del dia, la elección de los principales candidatos para las elecciones de septiembre y que posiblemente quedará integrada por una terna formada por Gauland, Alice Weidel y Beatrix von Storch.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment