Un conductor entró a Madrid Central sin autorización el 23 de junio por la mañana. Volvió a pasar por el mismo sitio el día 24, el 25, el 26, el 27, el 28 y el 29 de junio. Probablemente repitió, pero del 1 al 7 de julio estuvo en vigor la moratoria de multas —que la justicia tumbó—, y la siguiente vez que la cámara captó su presencia fue el 8 de julio, cuando volvieron las sanciones. El 2 de septiembre le llegó la primera multa. Al día siguiente las otras siete, de golpe. Todas serán recurridas al considerar que el Ayuntamiento no ha dado al infractor la oportunidad corregir su error.

Hasta junio, las multas de Madrid Central se aplicaron de forma gradual. Desde el inicio de las sanciones en marzo hasta principios de junio solo se sancionaba a los vehículos más contaminantes una vez al mes. En junio, el gobierno de Manuela Carmena decidió dar un paso más y multar a esos una vez a la semana y a los que tienen etiqueta B y C, una vez al mes. Nunca se informó de estas decisiones, que en la práctica significó que las multas quedaron reducidas al mínimo antes de las elecciones. Entre otras razones, la exdelegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, asegura que lo hicieron teniendo en cuenta unas sentencias recientes. Son las que recogen el principio de “infracción continuada” y que “obligan a que la Administración de la oportunidad de corregir conductas, de tal forma que es necesario evitar la infracción continua por el mismo hecho sin que el sancionado pueda reaccionar”.

Cuando el nuevo gobierno municipal, encabezado por José Luis Martínez-Almeida, tomó los mandos a finales de junio, decidió aplicar la ordenanza que regula Madrid Central en su totalidad en las multas desde el 30 de mayo. Se pasó de 13.000 denuncias en mayo a 80.000 tras las elecciones. Entre esas decenas de miles de multas está el conductor sancionado ocho veces seguidas. Y el de una señora que recibió 10 multas a la vez y además, le advirtieron de que le llegaran otras decenas de julio y agosto. La asesoría jurídica Pyramid Consulting lleva estos y otros casos similares entre las 1.066 multas relacionadas con el área de acceso restringido que le han remitido sus clientes. El Ayuntamiento no aclaró ayer a petición de este periódico su criterio actual sobre las infracciones continuadas en Madrid Central.

14 multas por lo mismo

En abril una sentencia del juzgado 34 de lo contencioso-administrativo dictaminó que el Ayuntamiento no podía multar a un mismo coche, que permaneció aparcado sin moverse, 14 veces en tres semanas. Vicente Ynzenga, abogado de Pyramid, afirma que el mismo criterio es aplicable para las infracciones continuadas por acceder sin permiso a Madrid Central, aunque se produzcan en días diferentes. “Se trata de que el conductor pueda defenderse y modificar su conducta”, explica Ynzenga, que cita la Ley 39/2015 del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas y jurisprudencia del Tribunal Supremo. La segunda sanción solo podría notificarse cuando el primer expediente sea firme, pasados los plazos legales para recurrir.

Ángeles Miguel, responsable de Asesoría Jurídica de RACE, coincide en que enviar varias multas de golpe contradice su fin, que es “reeducar la conducta”. Para ella, esos casos se quedan en “afán recaudatorio”.

Un fallo afecta al 30% de los 193 aparcamientos del centro

El sistema informático que comunica los aparcamientos situados dentro de Madrid Central con la empresa que gestiona las multas falló entre el 2 y el 8 de septiembre en el 30% de los 193 parkings, según fuentes municipales, informa Efe. Los errores ya han sido subsanados.

El alcalde aseguró este miércoles que el Ayuntamiento no va a «mantener situaciones injustas» y que se «revisarán» las sanciones. Su equipo ultima un plan alternativo a Madrid Central que ha prometido presentar este mes.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: