De Álex Rins Navarro (Barcelona, 1995) comentan sus amigos y allegados que es el rey del despiste: lo pierde todo. Todavía se acuerdan de su debut mundialista en Qatar 2012 con el Estrella Galicia 0,0. “¡La madre que parió al niño, a ver cómo volvemos a casa!”, gritaba desesperado su padre, Rafa, al comprobar que Álex había perdido el pasaporte. No fue la única ocasión. “Lo he perdido tres o cuatro veces… Y las llaves de casa, miles de veces”, comentaba a La Vanguardia con un aire diferente al llegar a Jerez: con el aura de los ganadores. Él, que lo perdía todo, ha encontrado el respeto de los rivales, que empiezan a considerarlo un serio aspirante al título de MotoGP.





Rins, que se estrenó en la victoria en el anterior GP en Austin, en su 34.ª carrera en la clase de los mayores, es 3.º del Mundial, a 5 puntos del líder, Andrea Dovizioso, y a 2 de Valentino Rossi, quien era su ídolo de infancia, al que derrotó en el duelo final de las Américas. Y sí, está por delante del campeón Marc Márquez, 4 puntos más. Por lo tanto, el paso del Mundial por Jerez se presenta tan caliente como el termómetro reflejaba ayer con bríos casi veraniegos.


“Superfeliz”

Rins llega a Jeréz con buenas sensaciones tras su primer triunfo en MotoGP

“Mola llegar al primer GP europeo, aquí en Jerez, habiendo ganado”, dice Rins, después de poder saborear, durante tres semanas, a qué sabe la primera victoria en MotoGP. “Las sensaciones estos días han sido muy buenas, pero como siempre. Hice unos días de descanso, y después vuelta a la rutina, a entrenar, al gimnasio…”, en AnyósPark, cerca de su casa andorrana en La Massana, adonde se ha trasladado a vivir con la familia y sus dos perros, Olivia y Paco, con los que sale a pasear cuando no se está entrenando con bicicleta o haciendo trial. Nada de eso ha cambiado, ni sus rutinas.





“La primera victoria no me ha cambiado en nada. Acabé superfeliz, porque es un sueño hecho realidad, pero viene la siguiente carrera. Sí que es verdad que tienes más ganas de que llegue, como me pasó en València, que acabé de la mejor forma posible y justo se acabó el campeonato y se hizo larga la espera”, comentaba, recordando su gran final del 2018, en el que sumó más puntos que nadie (67 en las últimas 4 carreras, con tres podios y un 5.º puesto).

El piloto de Suzuki saboreó su primera victoria en la categoría reina en Austin
(Eric Gay / AP)

Se ganó allí el respeto de los rivales y lo acabó de rematar en Austin. “Sí que es verdad que me ponen en las quinielas para luchar por el título, pero yo me siento como siempre, preparado, con una moto ganadora. Que me vean como candidato al título es una presión buena. Si me ven así es porque estamos haciendo las cosas bien”.

Y así se lo reconocen los rivales, como Márquez, que lo considera “el gran tapado” entre los candidatos por su discreción y “por no haber ganado ningún título”. Según el 93, “lo mejor de Rins es que no tiene presión; es su punto fuerte”. Por eso lo ve como uno de sus más serios rivales junto a Dovizioso.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: