Jordi Alberich, hasta el pasado mes de julio alma mater del Cercle d’Economia, asumirá la dirección del nuevo Institut d’Estudis Estratégics de Foment del Treball, cuya creación será aprobada esta tarde por la junta directiva de la patronal. El nuevo centro, que en principio no tendrá entidad jurídica, nace con el objetivo de convertirse en un think tank, un laboratorio de ideas para reforzar “el reconocimiento del capitalismo y del papel de los empresarios como generadores de riqueza y de bienestar social”, tal y como explica Alberich.

El centro estará presidido por Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment, mientras que Alberich asume las funciones de coordinación y posiblemente será vicepresidente. Su propósito es reflexionar y debatir estrategias a largo plazo, “más allá de los intereses estrictos a corto plazo de una patronal”. “Si piensas a largo plazo, tomas decisiones en el corto”, argumenta Alberich, que señala que hoy por hoy el gran reto es conseguir que “la globalización y la revolución tecnológica tengan una contribución positiva para todos”. Es el gran desafío en unos momentos en que el progreso se está traduciendo con más dureza que nunca en un aumento de las desigualdades.





Se prevé que el think tank aglutine a unas 25 personas y su trabajo debe servir para orientar a Foment y a sus afiliados de forma interna, sin actos públicos. Su papel será muy distinto al que realiza del Cercle d’Economia, el principal lobby del mundo económico catalán, que como tal se posiciona en asuntos de actualidad política o económica con sus conocidas notas de opinión. Es una iniciativa pionera en el ámbito de las patronales catalanas.

Jordi Alberich (Barcelona, 1958) dejó su puesto como director general del Cercle en julio pasado, después de casi tres décadas vinculado a la entidad, y ahora retorna con Foment al mundo del análisis económico y social.

La junta directiva de Foment debe ratificar, por otra parte, la reincorporación de Cecot como miembro de pleno derecho, tal y como ya se avanzó hace unas semanas en el comité ejecutivo. La patronal nacida en Terrassa y presidida por Antoni Abad regresa así un año después de haber sido expulsada por el anterior presidente de Foment, Joaquim Gay de Montellà, después de un largo enfrentamiento que llegó a su máxima expresión con motivo del desplazamiento de sedes empresariales fuera de Catalunya. Molesto por lo que entendía como una creciente invasión de Cecot en territorios de otras organizaciones territoriales de Foment, Gay consideró que Abad había colmado el vaso cuando, sin consultar a Foment, envió una carta al exministro Luis de Guindos contra el decreto que agilizó el traslado de sedes. Después del cambio en Foment, las relaciones se normalizaron y tras un periodo de negociación se ha llegado a un acuerdo. Los secretarios generales David Tornos ( Foment) y David Garrofé (Cecot) sentaron las bases del nuevo compromiso, que luego avalaron los presidentes.





Abad mantiene, no obstante, su decisión de organizar el gran encuentro anual de Cecot, la llamada Nit de l’Empresari, en Barcelona, y no en Terrassa como se hacía hace años. El motivo que argumenta es que en Terrassa no hay disponibilidad de un aforo tan grande como se necesita y, además, resulta mucho más caro.

En el marco de la reforma de estatutos que promueve Sánchez Llibre, Antoni Abad podría ser nombrado próximamente vicepresidente de Foment, como Maria Helena de Felipe (Fepime) o los responsables de las organizaciones territoriales de Lleida, Tarragona y Girona.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: