consultor seo


Alaska visitó
El Hormiguero
para presentar el nuevo disco de Fangoria, el grupo que forma junto a Nacho Canut. La cantante se mostró nerviosa ante la salida, el próximo viernes 15 de febrero, de Extrapolaciones y otras preguntas 1989 – 2000, el nuevo disco de la formación. La mujer de Mario Vaquerizo aprovechó su título de invitada Platino del programa para hacer una sorprendente petición a Pablo Motos en pleno directo.

Pablo Motos le pidió a su invitada el significado de los esqueletos y por qué tienen tanta importancia en videoclip. Debido a su origen mexicano, explica que para ella los esqueletos son algo más festivo y con más colorido de lo que los españoles pensamos. Motos se mostraba sorprendido de que los utilizasen para el vídeo.





La invitada de la noche explicó cómo se encuentra Mario Vaquerizo tras anunciar sus problemas de salud. “Está sufriendo los achaques de la edad”, pero nada que le vaya a impedir volver al trabajo y a actuar con su grupo. A pregunta de Motos, Alaska deja al descubierto que su marido es muy mal enfermo y piensa que “no volverá a ser el mismo”. Sobre el apetito sexual durante la enfermedad, la cantante admite que su marido lo ha perdido por completo y que lo está sufriendo.

ginsengman

No cumples, No das la Talla, Prueba Ginseng Men. Envío Gratuito

segunda

A los pocos minutos de comenzar el programa, Alaska quiso utilizar su privilegio por ser “invitada platino” de El Hormiguero por haber visitado más de diez veces el programa de Antena 3. La cantante interrumpió a Pablo Motos para pedir “unas patatas fritas”. En un principio Motos se quedó desencajado por la petición, pero rápido pidió a su equipo que las consiguiese.

Casi en un tiempo récord, durante el tiempo que duró la pausa de publicidad, el equipo llevaba a la mesa un plato de patatas recién hechas. “Están calentitas” decía la cantante con sorpresa. Motos, un gran aficionado a la vida sana, se quejaba por la cantidad de grasa que llevan, pero lo hacía al mismo tiempo que robaba del plato de su invitada.












Fuente: LA Vanguardia