Al menos una persona ha resultado herida y otras treinta se encuentran retenidas en un centro comercial de Manila, capital de Filipinas por un exguardia de seguridad armado que, según ha afirmado a la policía y los periodistas, ha actuado en venganza por haber sido despedido.

El inspector de la policía de Metro Manila, Robin Rivera, ha confirmado que esta mañana se produjo un tiroteo en el interior del centro comercial de Green Hills, popular por la venta de imitaciones en la capital filipina. Según los primeros informes de la policía, el sospechoso es un antiguo trabajador del centro comercial identificado como Archie Paray, de 41 años, que está en posesión de armas de fuego y podría tener explosivos.

El sospechoso contó por videoconferencia a la policía y los medios que quería denunciar los despidos «injustos» de él y de otros compañeros y reclamó que todos sean readmitidos. Una camarera, que no quiso revelar su nombre, afirma que ha escuchado disparos sobre las 11.00 (horal local, las 4.00 en la España peninsular) y vio cómo sacaban herido a un agente de seguridad del centro comercial.

En los vídeos publicados en las redes sociales, se aprecia a empleados y usuarios del recinto huyendo de la escena tras escuchar los disparos. Al menos 10 efectivos policiales y miembros de las fuerzas especiales fuertemente equipados se encuentran en cada vía de acceso del centro comercial. Mientras algunos de los equipos ya han podido acceder al interiordel recinto, y policías se encuentran negociando con el sospechoso, queparece haberse calmado.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: