Internacional

Al menos ocho excursionistas mueren por la crecida de un río en el sur de Italia | Internacional


Al menos ocho excursionistas han muerto y otros cinco han resultado heridos, entre ellos un niño, por la crecida repentina del arroyo Raganello en el parque nacional del Pollino, en la provincia calabresa de Cosenza, en el sur del país, según ha informado Protección Civil italiana. Todos formaban parte de un grupo de al menos quince personas que ha sido sorprendido por el mal tiempo. Los medios italianos apuntan a que las víctimas son cuatro hombres y cuatro mujeres y por el momento se desconoce si los cuerpos han sido recuperados o tan solo localizados.

Solo se sabe que los equipos de rescate y los bomberos han recuperado el cuerpo de una joven que no ha sido identificada y han rescatado al menos a dieciocho personas, entre ellas un niño con hipotermia que tuvo que ser rescatado por un helicóptero y al que trasladaron en estado grave al hospital de Cosenza. Pero desconocen exactamente cuánta gente se encontraba en esta zona agreste, caracterizada por desniveles y cañones, en las gargantas del Raganello.

Protección civil teme que la crecida del torrente pueda haber arrollado también a otros excursionistas que se encontraban en esta región llena de barrancos y saltos de agua. Las tormentas, las fuertes lluvias y el viento que estos días están golpeando la región provocaron la crecida del lecho del Raganello y algunas personas quedaron atrapadas en las rocas y otras en el monte conocido como “Puente del Diablo”. En las gargantas de Raganello hay varios recovecos y espolones en los que algunos de los excursionistas pueden haberse refugiado.

Se trata de un área natural protegida, de más de 1.600 hectáreas, por la que a diario pasan decenas de turistas y excursionistas para hacer senderismo o practicar deportes acuáticos como el rafting. Es una de las atracciones más visitadas de la región sureña de Calabria y en particular en el periodo estival. El cañón del Raganello tiene 13 kilómetros de largo y está lleno de paredes rocosas que en algunos tramos rozan los 600 metros de alto.

Tras el temporal, que duró varias horas, las condiciones meteorológicas mejoraron en la zona, y el caudal del torrente, después de la crecida de la tarde está descendiendo. Los equipos de rescate se preparan para continuar durante la noche las tareas de salvamento. La Protección civil regional está enviado focos para iluminar la zona.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment