Los caprichos del destino han querido que justo en el momento en el que Isabel Pantoja se ha convertido en la estrella del programa Supervivientes, su hermano, Agustín Pantoja, haya ganado la demanda que interpuso contra el grupo Mediaset y que, según Jaleos, deberá ser indemnizado por el grupo con 50.000 euros.

El hermano de la tonadillera, que siempre se ha caracterizado por estar alejado de los focos mediáticos y evitar hablar de su vida privada, denunció al grupo de comunicación por lo que consideraba una intromisión ilegítima en su honor y su intimidad, y ahora un juez le ha dado la razón, según informa el medio antes citado que ha tenido acceso en exclusiva a la resolución.





Ya en 2016 el Tribunal Supremo sentenció que Agustín Pantoja no era “un personaje público que deba soportar un plus de intromisión en su vida, intimidad y honor” y, además, incluía una referencia inequívoca a su pasado. “Aunque el demandante fuera un cantante en los años 80, eso no menoscaba su derecho a prohibir ni su derecho a no ver perturbada su intimidad”, rezaba el auto.

Es por ello que, mientras su hermana firma un contrato millonario con el grupo, mientras sus hijos la defienden en plató y Anabel Pantoja tiene un lugar fijo como colaboradora de Sálvame, que Agustín Pantoja solicitó ante los juzgados una querella que le ha sido favorable.

La sentencia la ha dictado el Juzgado Mixto Número 5 de Chiclana de la Frontera, en Cádiz, aún puede ser recurrida en el plazo de 20 días.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: