Su nombre no decía nada al gran público, pero en la parroquia del rock and roll era un músico querido y respetado. Richard Lane, fallecido a los 55 años el pasado 12 de mayo, bregó siempre en la trastienda del show bussiness en todos los grupos a los que perteneció, pero lo hizo con un talento admirable para crear trallazos de rock al frente de bandas como The Stems, Rosebuds y Chevelles.

Los comienzos de Lane fueron los de todo un estilo que definió a Australia. En 1983, fundó en Perth The Stems junto a Dom Mariani. Ambos compartían las voces principales y lideraron una banda que se marcaría a fuego en lo que se conoció como power-pop australiano, un género musical que, influido por el garage rock norteamericano de los sesenta y por grupos capitales como MC5, Big Star y Flamin’ Groovies, ofrecían píldoras breves y concisas de guitarras trepidantes, órganos abrasivos y un desparpajo imparable.

El álbum At First Sight, Violets Are Blue, publicado en 1987, sería suficiente para impulsar una escena que tuvo como punto de partida a Saints y repleta de buenos francotiradores como Celibate Rifles, Fun Things, Hoodoo Gurus y Screaming Tribesmen. En 2003, movidos por la nostalgia pero también las ganas de recuperar la llama original, se reunieron para girar y terminar grabando en 2007 su segundo disco, Heads Up.

Multriinstrumentista y agitador, Lane también perteneció a The Rosebuds, The Painkillers, The On And Ons y Chevelles, quizá la formación que mejor recogía todos los preceptos clásicos del power-pop yque sacó discos siempre recomendables, especialmente Barbarella Girl God. El músico no estuvo en las últimas reuniones de The Stems, que les trajeron por España el año pasado. Su nombre ya queda grabado dentro de canciones que siempre levantan el ánimo por sus descargas eléctricas.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: