Santiago Abascal se rearma con un equipo granítico en el fondo y en la forma para dirigir Vox durante los cuatro próximos años. El presidente del partido ultra ha dado a conocer este sábado, a través de las redes sociales, la candidatura con la que opta a una reelección que se da por segura en la asamblea del próximo 7 de marzo en Vistalegre (Madrid).

La principal novedad es el ascenso del eurodiputado Jorge Buxadé a la vicepresidencia política, lo que le convierte de facto en el número tres de la organización. Buxadé ya fue jefe de campaña de Vox en las elecciones del 10-N y se incorpora también al comité de acción política, el sanedrín que dirige el día a día del partido.

Aunque este órgano no figura aún en los estatutos de Vox, Abascal presenta una candidatura para el mismo integrada, además de por él, por Javier Ortega Smith, que sigue como secretario general; Iván Espinosa de los Monteros, portavoz del grupo en el Congreso; y un responsable del equipo de comunicación que no especifica.

Otra de las novedades es la creación de una “vicepresidencia del área social”, lo que revela el interés del partido por acercarse a sectores populares que hasta ahora le han dado la espalda con medidas como la paga de 100 euros por hijo. La responsable de esta nueva área será Reyes Romero, la diputada sevillana que se estrenó en la sesión de control al Gobierno preguntando al titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, por “el aumento de la criminalidad impulsada por grupos de origen extranjero”, una pregunta que el ministro tachó de xenófoba.

Abascal ha tirado del grupo parlamentario para reclutar políticos profesionales a tiempo completo, al contrario que la anterior dirección, en la que muchos solo podían dedicar al partido su tiempo libre. Diputados como Rocío de Meer (Almería), Ignacio Garriga (Barcelona), Juan Luis Steegman (Madrid), María Ruiz (Madrid) o Pedro Fernández (Zaragoza) se incorporan como vocales al comité ejecutivo nacional (CEN), en el que también figuran Víctor González Coello de Portugal, vicepresidente económico; Enrique Cabanas, director del gabinete de Abascal; y Pedro Sáez, tesorero.

Pero tan importantes o más que los miembros del CEN son los vicesecretarios, que pasan de cuatro a 12. Entre ellos, la secretaria general del grupo parlamentario en el Congreso, Macarena Olona, una de las figuras de Vox con mayor proyección pública; su responsable de comunicación, Manuel Mariscal; o el propio Espinosa de los Monteros, que sigue encargado de las relaciones internacionales. Figura también en la lista, como vicesecretaria jurídica, Marta Castro, a pesar de que forma parte del comité electoral, el órgano que debe garantizar la limpieza del proceso electoral interno de Vox, en el que los militantes deberán pronunciarse sobre la continuidad de Abascal (el militante canario Carmelo González se postula como candidato alternativo) mediante el voto telemático o postal.

Entre los que salen de la cúpula, la eurodiputada Mazaly Aguilar o Rafael Bardají, exasesor internacional de José María Aznar, que pasa por ser uno de los ideólogos en la sombra del partido. 




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: