Los fantasmas familiares siempre vuelven y así lo corroboran las declaraciones que Álvaro de Marichalar, el hermano aventurero de la exfamilia política de la infanta Elena, ha realizado a la revista ¡Hola! este miércoles sobre su hermano Jaime. «Cuando mi hermano Jaime», afirma el deportista, «sufrió un ictus, se le calumnió intentando fusilar su honorabilidad. Lejos de conseguirlo, él se llenó de fuerza, combatió heroicamente su enfermedad y venció a todo y a todos dándonos un ejemplo imbatible y poniendo en triste evidencia a todos aquellos que no supieron comportarse humanamente, educadamente, dignamente y noblemente», manifiesta a la publicación.

Estas palabras se refieren a los rumores y ríos de tinta que corrieron sobre las posibles causas que provocaron la esquemia cerebral que sufrió Jaime de Marichalar el 22 de diciembre de 2001. El que era todavía marido de la infanta Elena tenía en aquel momento 38 años y el accidente vascular sucedió mientras se encontraba haciendo deporte en el gimnasio madrileño al que acudía puntualmente. Se trata de una afección que normalmente afecta a personas de mayor edad y que a él, una vez salió del hospital le provocó dificultades para hablar y andar, de las que se ha ido recuperando progresivamente.

Durante la entrevista también le preguntan si considera que la prensa ha sido injusta con su hermano y su respuesta deja entrever un sí rotundo: «Alguna prensa –demasiada en mi opinión– es injusta y agresiva con las personas que no nos sometemos a la dictadura de lo políticamente correcto. Jaime representa, como toda nuestra familia, unos principios y actitudes que molestan a quienes no los pueden ejercer por carecer del compromiso y valor necesarios».

Jaime de Marichalar y la Infanta Elena en Segovia en 2004. GTRES

Álvaro de Marichalar también defiende que a su hermano –situado en el foco mediático desde que contrajo matrimonio con la infanta Elena el 18 de marzo de 1995 en la catedral de Sevilla– se le ridiculizó en algunas ocasiones por ser un adelantado a su tiempo: «Ha sido pionero», explica. «Cuando iba en patinete, algunos se reían. Ahora todos van en patinete por Barcelona o Madrid. Cuando hablaba por teléfono con manos libres, todos le miraban. Ahora todos hablan con manos libres. Tiene una sensibilidad estética que admiran y copian muchas personas, pero siempre hay quien lo intenta denigrar desde la cobarde difamación».  

Marichalar opina que estas agresiones verbales también afectan a su sobrino Felipe, el nieto mayor de los reyes eméritos, don Juan Carlos y doña Sofía: «Es muy buena persona. Está forjando principios sólidos y convicciones fuertes. Creciendo rápido y manifestando libremente su impresionante personalidad. Como nosotros y tantas otras personas, sufre las injustas y cobardes agresiones de algunos medios de comunicación que manipulan su realidad inventando lo que les conviene en cada momento», dice de él su tío.

Victoria, la hija menor de la infanta Elena y Jaime de Marichalar, también pasa por la lupa del tío más mediático de su familia paterna: «Es muy original, muy elegante, muy en su sitio y con mucha responsabilidad. La veo idéntica a mi madre», afirma en referencia a María Concepción Sáenz de Tejada, condesa de Ripalda. Tiene su mismo porte, su elegancia, su cuello, su ademán y sus gestos de buena persona. En mi opinión no hay nada más elegante que ser buena persona y Victoria es muy elegante».

Álvaro de Marichalar en Barcelona en junio del pasado año.
Álvaro de Marichalar en Barcelona en junio del pasado año. GTRES

Todas estas declaraciones las realiza Álvaro de Marichalar en un reportaje realizado en su ático del barrio de Salamanca de Madrid con motivo del inicio de su próxima aventura en la que realizará la misma travesía en barco que hace 500 años hizo la expedición organizada por Carlos I. Un viaje que supuso la primera circunnavegación del planeta y que ayudó a demostrar que el mundo es redondo. Un recorrido que Marichalar aprovechará para mostrar cómo están los océanos 500 años después de aquel viaje y los problemas que les afectan a causa de las actividades humanas. 




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: