Uncategorized

9, «Andrea Chenier», 9


La obra de Giordano, estrenada en la Scala en 1896 y enseguida en el Met o el Liceo, es una de las óperas veristas más célebres. Basada libremente en la vida y muerte del poeta homónimo ha sido a lo largo de la historia caballo de batalla para los más grandes tenores. La estrenó Borgatti y luego le siguieron Tamagno, Zenatello, Martinelli, Pertile, Merli, Lauri-Volpi, Cortis, Gigli, Caruso, Tucker, Corelli, Del Monaco, Domingo, Pavarotti… y en nuestros tiempos Álvarez, De León o Kaufmann. Vamos, que no ha faltado ninguno de los tenores con peso vocal. Pero también para los barítonos o las sopranos encontraríamos relaciones similares. Naturalmente hay decenas de anécdotas relacionadas con esta tragedia. Una de las más comentadas en su tiempo fue en 1955, cuando la Scala había programado un «Trovatore» con la pareja Del Monaco y Callas. Pocos días antes de la premier el tenor anunció que se encontraba enfermo pero que, sorprendentemente, no podría cantar aquel Verdi pero sí «Andrea Chenier». Naturalmente surgieron los comentarios: que quién realmente estaba enfermo no debía ser Del Monaco sino Manrico o que el tenor quería asegurarse ser protagonista absoluto. Afortunadamente existe la grabación de aquellas representaciones. La obra sirvió para que un joven Carreras sustituyese a Corelli en Múnich y significase su lanzamiento internacional. Contiene músicas tan maravillosas como el aria de Magdalena «La mamma morta» que, en voz de Callas, ofrece uno de los momentos más impresionantes de la película «Philadelphia», de Jonathan Demme, y que también aparece en «Ghost in the Shell». Por razones no tan arbitrarias como pueda parecer

–algún día entraré en ellas– «Andrea Chenier» es la ópera de moda esta temporada. Se programa en al menos nueve ciudades. El recorrido empieza en Múnich, donde estos días vuelve a su escenario la producción de Philipp Stölzl con Kaufmann, Harteros y Petean para proseguir en Oviedo, en cuyo Teatro Campoamor contará con otro reparto de auténtico lujo: Jorge de León –quién inició su carrera internacional al sustituir a Marcelo Álvarez en el Real en 2010–, Ainhoa Arteta y Carlos Álvarez. En la misma próxima semana tendrá lugar la apertura de temporada en la Scala, precisamente con esta ópera encomendada a una Netrebko que ha impuesto a su marido Eyvazov como Chenier

–la Scala no ha podido llegar a menos– siendo acompañados por Salsi. La función será ofrecida por Cinesa el mismo día 7. ¡Tres «Chenier» en una misma semana! Pero es que en diciembre también figura en los carteles de Praga y Budapest, aquí en concierto con el matrimonio citado previamente y Buenos Aires con Marcelo Álvarez, Pirozzi y Frontali. En marzo Kaufmann se alternará con De León en el Liceo, con Radvanovsky y Carlos Alvarez en los repartos. Bari la programa en abril y Viena en Mayo con Kaufmann y Harteros. Sin duda «Andra Chenier» es la ópera de la temporada.




Fuente: La razon

Comentar

Click here to post a comment