Un grupo de Mossos d’Esquadra y de la Guardia Urbana de Barcelona han mantenido durante las últimas semanas cuatro dispositivos policiales conjuntos en el casco Antiguo y del barrio Gótico de Barcelona debido a la presencia de personas que contactan con turistas para ofrecerles marihuana en locales próximos.

Los interesados podían encontrar la droga en asociaciones cannábicas que no estaban autorizadas a vender ningún tipo de estupefaciente. No obstante, sus dueños aprovechaban la cantidad de turistas que hay en la zona, pues desconocen la legalidad vigente del país.


Los detenidos se dedicaban a captar a futuros compradores de sustancias

Por el momento, hay detenidas 46 personas, todos ellos de origen norteafricano. Todos ellos se dedicaban a captar a futuros compradores de sustancias. Los agentes les arrestaron tras varios días de intensificación en el patrullaje de paisano.





El objetivo del dispositivo es reducir la actividad delincuente para detectar los locales en cuestión y sus responsables y tratar así que no se repita. Desde mediados de 2015, han sido 74 las asociaciones cannábicas ilegales que se han clausurado. Muchas de ellas también eran puntos de venta de otras drogas, como hachís. Actualmente hay 35 asociaciones que sí tienen licencia en Ciutat Vella.


El objetivo del dispositivo es reducir la actividad delincuente para detectar los locales en cuestión y sus responsables y tratar así que no se repita




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: