Más de un tercio de la España peninsular y Baleares entran este miércoles en una situación de ola de calor, la décima que se produce en junio desde 1975 y la misma está afectando al resto de la Europa occidental. Las temperaturas, en constante ascenso desde el sábado, van a sufrir hoy una nueva vuelta de tuerca en casi todo el país, advierte Fernando García, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). En la mitad norte se sumarán otros dos grados, mientras que el ascenso más acusado, de entre tres y cinco o seis grados, se producirá en las zonas que se libraron de la subida del martes: norte de Castilla y León, Asturias, Cantabria, País Vasco y alto Ebro. En el resto, pequeños ascensos de uno a dos grados.

A las ocho de la mañana, según datos de la Aemet, la máxima del país era ya altísima: 32.2 grados en Banyalbufar, una localidad de 500 habitantes en la sierra de Tramontana, en la costa noroeste de Mallorca. En segundo lugar están los 30.3 grados que marcaban los termómetros a medianoche en un pueblo de 2.000 habitantes de la sierra de Segura de Jaén, Arroyo del Ojanco. Cierra el podio del calor Andratx, también en Mallorca pero al suroeste, donde a las ocho de la mañana hacía 30.3. A medianoche, el calor no daba tregua en Navalvillar de Pela (Badajoz), donde estaban a 30 grados, tres décimas más que a las cuatro de la madrugada en Valderrobres (Teruel). A medianoche en Alcala de Henares (Madrid) seguían a 29.6, tres décimas más que en Tomelloso (Ciudad Real), Herrera del Duque (Badajoz) y Tielmes (Madrid).

Tal y como advertía el aviso especial por ola de calor de la Aemet, las temperaturas nocturnas también empiezan a ser significativamente altas desde la pasada noche y se generalizan las llamadas noches tropicales, es decir, con mínimas por encima de los 20º C, en amplias zonas. En muchos puntos del interior de la mitad sur y centro peninsular, valle del Ebro y área mediterránea se han superado los 25º C.

El martes, la máxima se registró en Calamocha (Teruel), 38.3 grados, lo que da una idea de cómo está apretando la canícula en el valle del Ebro, donde se tema que se puedan superar los 42 grados en el pico de la ola. «Calamocha es conocida por ostentar el récord de frío en España en zona poblada: -30 ºC en diciembre de 1963», subraya la ironía Rubén del Campo, uno de los portavoces de la Aemet. El resto de la lista de los 10 valores máximos no bajaron de 37, con Llimiana (Lleida) a 37.9 y Baza (Granada) a 37.7 en cabeza.

Este primer día de la ola de calor, Meteorología ha activado los primeros avisos naranjas de la semana, que afectan a Zaragoza, Navarra, La Rioja, Bizkaia y Gipuzkoa. El aviso naranja o riesgo importante supone «fenómenos no habituales y con cierto grado de peligro para las actividades usuales», por lo que hay que estar atento a las recomendaciones de Protección Civil.

Además, se encuentran en aviso amarillo, el más bajo de los tres existentes, 18 provincias de la mitad este de la Península y Baleares. Se trata de Granada, Jaén, Huesca, Teruel, Cantabria, Albacete, toda Castilla-La Mancha, Burgos, Soria, toda Cataluña salvo Tarragona, Madrid, Baleares y Álava. El aviso amarillo que no supone un riesgo para población en general pero sí para sectores vulnerables, como ancianos, enfermos y niños, y no se recomienda hacer deporte o trabajar a pleno sol en las horas centrales del día. 

Del calor intenso y prolongado, que durará al menos hasta el martes, se salvan solo el Cantábrico occidental, Canarias, Ceuta y Melilla, según la Aemet. Asturias, Galicia y Cantabria están bajo la influencia de una borrasca situada al noroeste que, al encontrarse con un anticiclón de bloqueo, ha conducido hacia arriba a una masa de aire muy cálido, que es está disparando las temperaturas en España y en el resto de la Europa occidental. Por el contrario, la peor parte de la canícula se la llevarán el valle del Ebro y las cuencas media y alta del Tajo, del Guadiana y del Guadalquivir, donde las temperaturas pueden superar los 42 grados de viernes a domingo.

Esta ola no es la más temprana de junio, tampoco parece que vaya a ser la más duradera, pero sí que puede acabar resultando la más intensa, tanto que “peligran varios de los récords de temperatura máxima de junio, e incluso algunos absolutos, del valle del Ebro y de la zona centro”, según alerta Del Campo.

La máxima de junio en Zaragoza es 41°C y la absoluta de todo el año 44,5°C, en Logroño 40.6ºC la del mes y 42,8º la absoluta y en Lleida 40.1ºC y 43,1ºC. «Tampoco es descartable que se supere la cota máxima en Pamplona, donde es posible que haga más de 40º y el récord de este mes está en 39º, mientras que la máxima absoluta es de 40.6º”, anota Del Campo, para apuntar que “en el centro también puede batirse, aunque está más apurado”. En un observatorio centenario, el del Retino de Madrid, la máxima de junio está en 40º, la absoluta en 40.6º y se prevé que pueda subir a los 41º. “En Córdoba la cota está en 45º, un récord muy caro que no parece que se vaya a alcanzar», descarta el portavoz.

Pero lo malo está por llegar. Para el jueves se espera una nueva subida de las temperaturas. «El ascenso va a continuar, de manera que el jueves siguen subiendo, donde más, entre tres y cuatro grados, en el norte de Castilla y León, así como en el Ebro medio y en la desembocadura», avanza García. El jueves hasta 14 provincias estarán en naranja: Aragón, Toledo, Burgos, toda Cataluña salvo Tarragona, Madrid, Navarra, La Rioja y País Vasco. En amarillo, Córdoba, Granada, Jaén, Cantabria, el resto de Castilla-La Mancha, Ávila, Palencia, Segovia, Soria, Valladolid, Tarragona, Extremadura y Baleares.

El pico de la ola llegará el fin de semana. «El viernes, sábado y domingo serán los peores días de la ola, en los que se puede llegar incluso a los 44 grados, 42 parece bastante seguro», advierte García, que añade que «al menos hasta el lunes o el martes se mantendrán las altas temperaturas». En su opinión, el viernes puede llegarse ya al nivel rojo de aviso, que implica riesgo extremo, con fenómenos infrecuentes de intensidad excepcional y con un nivel de riesgo para la población muy alto. Se subirá de 42 grados en el valle del Ebro y en las cuencas altas del Tajo, el Guadiana y el Guadalquivir, Toledo y el sur de Madrid.

Buena parte de la Península y Baleares superarán los 35 grados a partir del viernes, lo que supone entre 5 y 10 grados por encima de lo normal. En el tercio norte —Castilla y León, Navarra, sur del País Vasco, La Rioja, norte de Aragón y parte de Cataluña— tendrán entre 5 y 10 grados más que lo habitual y en el valle del Ebro navarro, riojano y vasco, 15 grados de más.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: