Agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP, los antidisturbios) han cargado este sábado por la noche contra un grupo de manifestantes tras una marcha en protesta por la condena del Tribunal Supremo a los líderes independentistas del procés. Sobre las 23.00, se contabilizaban 26 heridos, de los cuales 11 eran policías nacionales, según un portavoz de Emergencias Madrid. Fuentes policiales informaron de que los antidisturbios detuvieron a 10 personas y que otras 111 fueron identificadas.

La protesta comenzó a las seis de la tarde y transcurrió entre la calle de Atocha y la plaza de Jacinto Benavente para concluir en la Puerta del Sol, en pleno centro de la ciudad. El lema era «Libertad presos políticos, libertad detenidos». A la convocatoria habían acudido unas 4.000 personas, según la Delegación del Gobierno. 

La carga policial se ha producido cuando los integrantes de la marcha han salido de la calle de Preciados y han llegado a la plaza de Callao. Varios centenares de manifestantes han intentado cortar Gran Vía, una de las principales arterias de la ciudad, mediante una barricada, y la Policía Nacional ha cargado contra ellos. Los congregados han lanzado sillas y otros objetos contra los agentes. 

Los comercios, en especial unos grandes almacenes situados en la zona, han cerrado sus puertas y han bajado los cierres para evitar la entrada de los violentos. Cientos de clientes han tenido que permanecer en el interior del edificio durante algunos minutos. 

Un manifestante lanza un palo contra la policía en la plaza de Callao de Madrid. Guillermo Santos

Samur ha atendido a 26 personas, 11 de ellas, policías nacionales. En total, los servicios sanitarios han efectuado siete traslados al hospital. Entre los heridos se encuentran tres agentes. Uno de ellos presenta herida penetrante en muslo potencialmente grave, otro posible fractura de clavícula y otro luxación de codo. El resto tenía un pronóstico leve, según Emergencias Madrid. 

La noche de disturbios en la capital se ha saldado con 10 detenidos, según fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, que han sido trasladados a la Brigada Provincial de Información, en el distrito de Moratalaz, donde se les tomará declaración en las próximas horas.

La situación se encontraba controlada al filo de la medianoche, aunque la policía estaba vigilando las calles aledañas por si se producían repuntes violentos. Las furgonetas de la UIP estaban desplegadas en la zona. Algunos agentes se encontraban situados en puntos estratégicos, como las entradas a la Puerta del Sol. 

Los manifestantes se retiraron en un primer momento a la zona de Lavapiés, en el mismo distrito de Centro, pero las fuertes lluvias caídas en la capital en las últimas horas provocaron que se disolvieran y no se produjeran más altercados.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: