Un helicóptero de Salvamento Marítimo ha trasladado a Almería a tres hombres en «estado crítico», dos mujeres y una niña, que viajaban en una patera en el mar de Alborán. Un ferri que cubre la ruta entre Melilla y Motril ha encontrado este miércoles la embarcación con 27 migrantes a bordo, entre los que se encontraban los trasladados por aire. Aún se busca a 22 personas, ya que el aviso de rescate que recibió ayer Salvamento Marítimo informaba de la partida de una embarcación con 49 ocupantes. De la patera, que salió de Alhucemas, en Marruecos, fueron arrojados los cadáveres de aquellos migrantes que fallecieron durante el viaje, según fuentes de la Guardia Civil. No se han avistado cuerpos en las zonas próximas al rescate, según fuentes de los servicios de emergencias.

El ferri Vronskiy ha encontrado la embarcación este miércoles a las 13.40, a 11 millas naúticas al norte del cabo de Tres Forcas, en una zona de responsabilidad marroquí. Se prevé que el resto de rescatados llegue al puerto de Motril pasadas las ocho de la tarde, informa Javier Arroyo. Las labores de búsqueda se iniciaron el martes por la tarde, tras recibir el aviso de una ONG, a cargo de un avión de Frontex y otro del Ejército del Aire. 

La activista Helena Maleno, que suele recibir las llamadas de auxilio de los migrantes que se lanzan al Mediterráneo, ha denunciado que estas muertes son el resultado de las políticas migratorias adoptadas por el Gobierno socialista. “No ha habido la colaboración suficiente entre España y Marruecos para evitar que esto sucediera”, mantiene Maleno. “Si las personas en apuros fuesen europeas no habrían muerto”.

Hasta el año pasado, España asumía el auxilio de migrantes en apuros incluso cuando se encontraban en zona de búsqueda y rescate marroquí. En 2018, un tercio de las casi 50.000 personas rescatadas por Salvamento fueron localizadas en aguas de responsabilidad de Marruecos. A pesar de la aparente predisposición de las autoridades marroquíes, los medios de la Marina Real y de la Gendarmería son limitados y poco adecuados para el rescate.

La implicación del país vecino era limitada y las comunicaciones no eran fluidas: Marruecos, en muchas ocasiones, ni siquiera respondía a las llamadas de las torres de control españolas. Ante el peligro situación precaria de los migrantes en el mar Salvamento Marítimo acudía a su rescate en cumplimiento de la legislación internacional.

173 personas han muerto o desparecido en lo que va de año tratando de llegar a las costas españolas, según la Organización Internacional para las Migraciones. Las llegadas en patera entre el 1 de enero y el 16 de junio de 2019 han descendido un 17,8% respecto al mismo periodo del año pasado. Aunque el verano será clave para consolidar la tendencia, España ha dejado de ser, de momento, la principal puerta para la inmigración irregular en Europa a través del Mediterráneo.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: