2019 encadena récords de temperaturas en el planeta. Este junio fue el junio más cálido desde que hay registros fiables (que arrancan en 1880). Y el Servicio de Cambio Climático de la agencia europea Copernicus ha confirmado este lunes que julio ha sido el mes con la temperatura media mundial de la superficie más alta jamás registrada. Ha superado por 0,04 grados centígrados a julio de 2016, que hasta ahora ostentaba el título del mes más cálido.

«Este año continúa con temperaturas récord», ha explicado el servicio de seguimiento del calentamiento de la UE. Todos los meses de este 2019 han estado entre los más calurosos, ha añadido Copernicus. Esta agencia apunta a que 2019 está muy cerca –si no supera, como ya ha ocurrido en junio y julio– de 2016. Pero la diferencia estriba en que las temperaturas de 2016 estuvieron marcadas por El Niño, un fenómeno relacionado con el calentamiento del Pacífico que hace subir las temperaturas en el planeta.  

Más allá de estas marcas históricas puntuales, que han situado la temperatura media de julio en el mundo en 16,6 grados, los científicos ponen el foco en la concentración de años más cálidos de lo normal durante este siglo en general y durante este último lustro en particular. «La tendencia de calentamiento no se limita a julio», ha informado Copernicus en su boletín mensual. «Cuando miramos hacia atrás, a los últimos cuatro años (entre 2015 y 2018), se descubre que han sido los cuatro años más calientes del registro».

Juan Antonio Añel, físico especializado en cambio climático e investigador Ramón y Cajal de la Universidad de Vigo, apunta a una mayor velocidad de lo esperado en los fenómenos extremos relacionados con el calentamiento global: «Estamos viendo que el conjunto de los efectos en los dos o tres últimos años son más severos de lo que esperábamos para estas fechas». «El cambio climático está aquí», resumía este lunes Asunción Ruiz, responsable de SEO/BirdLife, tras reunirse con el presidente en funciones, Pedro Sánchez. En esa cita las cinco ONG medioambientales más importantes del país han pedido que España, uno de los lugares de la UE más expuestos a los impactos negativos del calentamiento, cuente con una ley de cambio climático. 

Esa norma debe servir a España para que cumpla con sus compromisos internacionales y reduzca sus gases de efecto invernadero que, según la mayoría de los científicos, están detrás en gran parte del cambio climático. Paralelamente al incremento de la temperatura, la concentración en la atmósfera del dióxido de carbono, el principal de esos gases, también está en niveles históricos. En mayo se superaron las 410 partes por millón, un registro nunca alcanzado desde la existencia del hombre, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM). En solo 30 años esa concentración se ha disparado más de un 15%.  

La mayoría de los gases de efecto invernadero que genera el hombre proceden de la quema de los combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón). Y el punto de inflexión que se suele tomar es la Revolución Industrial, cuando esos combustibles se convirtieron en la sangre del crecimiento económico. También se toma ese punto de finales del XIX para establecer las metas de los tratados internacionales de lucha contra el calentamiento global. Por ejemplo, el Acuerdo de París establece que, para que el calentamiento global se quede dentro de unos límites que resulten manejables, el incremento de la temperatura a final de siglo no debería superar los dos grados centígrados respecto a esos niveles preindustriales. Y en la medida de lo posible dejarlo por debajo de los 1,5 grados. 

1,2 grados de más

Este mes de julio la temperatura media del planeta ha estado ya en 1,2 grados por encima del nivel preindustrial. Si se toma como referencia el periodo comprendido entre 1981 y 2010, el incremento es de 0,56 grados.

«Los extremos son más altos de lo que esperábamos para estas alturas», insiste Añel en referencia a esos eventos, como las olas de calor, que están recorriendo ya el planeta. También, apunta al «tremendo» deshielo en Groenlandia. La OMM prevé que las temperaturas excepcionalmente elevadas que se están dando allí aceleren la fusión del manto de hielo y esta supere al máximo histórico registrado en 2012.

Como ha recordado este lunes el servicio Copernicus, las temperaturas han estado muy por encima de la media en julio en Alaska, la isla de Baffin, Groenlandia, algunas zonas de Siberia, así como partes grandes de la Antártida. Y en muchos casos el calor ha ido asociado a enormes incendios que, en un círculo vicioso, generan la emisión de más gases de efecto invernadero. La OMM recordaba la semana pasada que en julio las emisiones de dióxido de carbono generadas por los incendios forestales en el círculo polar ártico ascendieron a 75,5 millones de toneladas, el doble que las de julio de 2018 y el récord también jamás registrado.

En Siberia, los incendios producidos en la taiga ya han arrasado 4,3 millones de hectáreas, lo que ha supuesto más de 166 millones de toneladas de dióxido de carbono, según ha informado Greenpeace. «Nos estamos quedando sin tiempo», ha alertado Mario Rodríguez, responsable de Greenpeace en España. «Nos queda una década ya», ha apuntado en referencia al último informe de IPCC –el grupo científico de referencia de la ONU en materia de cambio climático– en el que se pedía un cambió de rumbo radical de aquí a 2030. En concreto, los expertos señalaban que si se quiere cumplir la meta de 1,5 grados se requiere una disminución en 2030 del 45% de las emisiones de dióxido de carbono respecto al nivel de 2010. En 2050, esas emisiones deben haber desaparecido.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: