Cultura

10 mensajes de escritores a la caravana migrante | Cultura


Sergio Ramírez, novelista nicaragüense

A mis hermanos centroamericanos que marchan hacia la frontera de Estados Unidos no puedo sino darles una voz de aliento, decirles que este éxodo es fruto de la injusticia, de la desigualdad, de la falta de oportunidades y deseo que encuentren lo que buscan.

Jorge Ramos, periodista mexicano

Hay que tratarlos con la misma generosidad y solidaridad con la que nos gustaría que nos recibieran a nosotros.

Patricio Fernández, cronista chileno

Cuídense. Ojalá logren su objetivo, no se encuentren con la barbarie humana y se topen con la solidaridad y la esperanza. Espero irles a visitar estos días.

Alma Delia Murillo, escritora mexicana

Todos somos sobrevivientes, México es muchos países y una gran parte de nosotros hemos sido educados en abrir nuestras fronteras, en recibir a a la gente de fuera, en solidarizarnos con su paso por México.

Gonçalo Tavares, escritor portugués

Deseo que las fronteras se transformen de una forma súbita en gelatina y que la caravana se las vaya comiendo.

Álvaro Enrigue, novelista mexicano

México es de todos, también de ellos. Yo estoy vivo porque este país admitió a mi abuelo cuando salió de un campo de concentración francés. Tienen absoluto derecho a reclamar lo que mi familia logró. Esta es una tierra abierta y una tierra de migrantes.

Ondjuka, escritor angoleño

Escuché hace unos días a una migrante agradecer la solidaridad mexicana y pensé: “¿Por qué no se quedan en México?”. Entiendo que esa no es la cuestión pero es que es peligroso [cruzar la frontera]. También espero que este país les diga: “Quédense acá”.

Dulce María Cardoso, escritora portuguesa

Tengan coraje y resistencia. Tienen mi solidaridad. Está sucediendo una tragedia en la que todos estamos fallado. Cuando hay tanta gente que busca otro hogar el problema es de todos nosotros. Les deseo suerte. Sean valientes.

José Eduardo Agualusa, escritor angoleño

Nadie quiere dejar su país, la gente lo hace porque está obligada. En Angola, durante la guerra, una parte de la población se fue a Portugal. Cuando el conflicto terminó y el país se democratizó nadie se marchaba. Ahora ocurre el fenómeno contrario: portugueses y brasileños va a Angola a trabajar. Si se desea parar los movimientos migratorios hay que conseguir la paz y que desarrollo sea de forma justa.

Leonardo Tarifeño, cronista mexicano

Las cosas van a cambiar. Esta política de muros y esta presunta indiferencia que parece viralizarse en Internet es producto de la ira que está manipulada para que se piense menos y se opine más. En realidad, no hay ningún muro de Trump, solo son unos prototipos que instaló para hacer populismo durante la campaña. En Estados Unidos no se ha aprobado una partida presupuestaria para su construcción. Esto ya explotó. No pueden ir las cosas tan mal, irán a mejor.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment

injerto
injerto