El Real Madrid certificó su clasificación matemática para los octavos de final de la Liga de Campeones gracias al empate entre Galatasaray y Brujas (1-1), que permite al cuadro belga, gracias a un tanto postrero de Krepin Diatta, depender de sí mismo para acceder a la Liga Europa, aunque el Galatasaray también tiene aún opciones de continuar en competición continental.

Necesitaba el equipo de Zinedine Zidane que el bloque belga no ganara en el Ali Sami Yen, ahora denominado por cuestiones comerciales Turk Telekom Arena, para jugar con menos presión ante el PSG y no tener que acudir a Brujas en la última jornada con el pase en duda.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: