De nuevo Lionel Messi, esta vez en el minuto 85, surgió al rescate del Barcelona, doblegó al Atlético de Madrid y devolvió al conjunto azulgrana al liderato en el estadio Wanda Metropolitano, escenario de un duelo competido que resolvió el de siempre con la indispensable colaboración antes de Ter Stegen.

De las paradas del guardameta alemán en el primer tiempo al gol definitivo, otro más, del atacante argentino, el factor que desbordó un combate intenso, que pudo ganar cualquiera, pero que ganó Messi, con una pared con Luis Suárez y un certero zurdazo, de manual, que fue inalcanzable para Jan Oblak cuando el choque apuntaba al 0-0.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: